Juguete sexual quedó atrapado 10 años en la vagina de una escocesa

Tras la visita al médico recordó que hace una década disfrutó de una noche loca con su pareja, en la que ambos ingirieron grandes cantidades de alcohol.

Parece sacado del guión de una película de humor, pero no lo es. Una escocesa, de 38 años, ha vivido durante diez años con un juguete sexual, de unos once centímetros, olvidado en el interior de su vagina.

La mujer decidió visitar a su médico para tratar de dilucidar el motivo por el que sufría una bajada sostenida de peso y padecía dolores abdominales. Tras una serie de reconocimientos, los médicos encontraron un «sex toy» en el interior de su cuerpo.

La británica echó la vista atrás y recordó que hace una década disfrutó de una noche loca con su pareja, en la que ambos ingirieron grandes cantidades de alcohol. El resultado de las pruebas médicas les hizo acordarse de que habían empleado un juguete erótico, que nunca más volvieron a ver. Lo dieron por perdido. Nadie podría imaginar su paradero.

El objeto alojado en su cuerpo desencadenó una serie de problemas para poder evacuar la orina de manera correcta, junto con otras dolencias que afectaban a la vagina de la mujer. En concreto, el 'despiste' le provocó una rara 'fístula vesico-vaginal'. Al encontrarse la vejiga obstruida, la orina fluía en la vagina.

Después de una intervención quirúrgica para extraer el juguete sexual, los médicos lograron que su vejiga volviera a funcionar con normalidad y la paciente fue dada de alta después, sin mayor complicación.

Un médico del hospital, que declinó hacer declaraciones sobre el caso específico, confirmó que nunca se había encontrado con algo así. "Parece muy raro que un objeto tan grande pueda pasar desapercibido. La vagina está llena de terminaciones nerviosas y es extremadamente sensible", comentó.

Otros objetos 'perdidos'

Según la revista médica «Journal of Sexual Medicine», ésta es la primera vez que se hacen eco de una historia así. Sin embargo, no es la primera vez que la prensa documenta turbulentas noches de pasión, normalmente regadas por el alcohol, que acaban con cuerpos extraños alojado en el interior de la vagina de una mujer.

La hemeroteca de este tipo de casos revela por ejemplo que una mujer vivió con un objeto extraño en el interior de su vagina durante 35 años.

En la lista de objetos perdidos en la vagina, además de juguetes sexuales, figuran un vaso de plástico, la tapa de un producto para el cabello, un recipiente cilíndrico de estaño y juguetes infantiles.

En 2009, los médicos descubrieron un cuerpo extraño de 3x5 cm en la vagina de una mujer de 72 años de edad. Ni ella, ni los facultativos fueron capaces de dilucidar de qué se trataba.

Por lo general, los pacientes suelen negar la existencia de este tipo de artículos. Por supuesto tampoco están dispuestos a desvelar cómo llegaron a parar allí debido a la vergüenza o el miedo a la recriminación, según comentan médicos que se han topado con este tipo de pacientes.(Lea aquí el artículo original)

Temas relacionados