La plenaria de la Cámara aprobó en segundo debate el proyecto de etiquetado de comida chatarra

Noticias destacadas de Salud

La Plenaria de la Cámara de Representantes votó a favor del Proyecto de Ley de Comida Chatarra. Con el proyecto se busca que los alimentos y bebidas ultraprocesadas, con altos contenidos de azúcares, sodio y grasas saturadas, lleven etiquetas frontales que lo dejen claro.

La Cámara de Representantes volvió a manifestar su apoyo mayoritario a la la llamada “Ley de Comida Chatarra”, con la que se busca que los alimentos y bebidas con altos contenidos de azúcares, sodio y grasas saturadas lleven etiquetas que lo dejen claro. La decisión, sin embargo, se tomó con la condición de añadir algunos cambios importantes. (Le recomendamos: Sellos octagonales, efectivos para evitar comprar comida chatarra)

En junio pasado se llevó a cabo el primer debate del proyecto en la Comisión de Cámara, que tiene por objetivo la adopción de medidas para el fomento de entornos alimentarios saludables y para prevenir enfermedades no transmisibles. Este miércoles tuvo lugar la segunda votación en la Plenaria de Cámara.

El congresista Mauricio Toro, coautor de la propuesta y miembro del Partido Verde, celebró el avance del proyecto en el circuito legislativo: "Luego de tres intentos en los cuales el proyecto había sido archivado por el lobby de la industria, en esta oportunidad hemos logrado con el apoyo de todos los partidos políticos, sacar adelante una propuesta que es urgente y necesaria para promover mejores hábitos de alimentación”.

Ahora que la propuesta superó este trámite, el proyecto llegará a la Comisión del Senado, en donde tendrá lugar un tercer debate.

Precisamente, uno de los puntos más polémicos y que ha tenido mayor resistencia por parte de la industria de alimentos es el artículo ocho de la iniciativa, el etiquetado. Allí se señala que, dentro de los 12 meses siguientes a la entrada en vigencia de la ley, una mesa técnica conformada por el Minsalud, Mincomercio, el viceministerio del Agua y el Subsistema Nacional de Calidad (Sical) tendría que formular el reglamento técnico sobre el etiquetado nutricional y establecer el contenido de azúcar, azúcares libres y demás endulcolorantes, sodio, grasas saturadas, grasas trans, y/o grasas totales en los productos alimenticios. También, se debería establecer el “contenido de organismos genéticamente modificados en los ingredientes y especificar cuáles son estos ingredientes”, entre otras advertencias.

Toro ha explicado que lo que se busca es reglamentar el etiquetado de comestibles ultraprocesados con el objetivo de “velar por la protección a la salud de los colombianos y la plena garantía del derecho de acceso a la información veraz, clara y oportuna sobre los alimentos antes de consumirlos”. (Le puede interesar: Avanzó proyecto de ley de etiquetado en la Cámara, ¿de qué se trata la iniciativa?)

Antes del debate de hoy se nombró una subcomisión con legisladores de varios partidos para definir tres de los puntos más álgidos: la prohibición a la publicidad, el uso de muñecos, figuras y similares para atraer a los menores a consumir estos alimentos y la posibilidad de añadir una etiqueta “positiva” en los mismos empaques que tienen advertencia.

El punto más álgido de la votación a lo largo del día se dio en torno a las restricciones a la publicidad de comestibles y bebidas ultraprocesados en franja infantil y familiar, así como el uso de juguetes, personajes, accesorios, adhesivos, incentivos u otros similares usados como ganchos comerciales para atraer atención de población infantil. Finalmente, explicó Toro, “este punto fue eliminado por la mayoría de Congresistas, argumentando que no es recomendable tener restricciones a la publicidad”.

Hace unas semanas la Red de Padres y Madres (Red Papaz) pidió a los representantes apoyar el proyecto de ley a través de un comunicado. “Somos más de 178 mil colombianos, que desde hace más de 4 años, le exigimos al Estado sellos en el frente de los empaques de comestibles ultraprocesados que nos adviertan cuándo un producto tiene exceso estos ingredientes”, aseguraron.

Estudios respaldan el etiquetado

Un reciente estudio publicado en la revista Nutrients, en el cual se exploró la capacidad que tienen los sellos frontales en los empaques de alimentos para advertir sobre su valor nutricional, encontró que estos sí disuaden en la compra de alimentos ultra procesados. El estudio, que se realizó de manera virtual con 2.000 voluntarios y puso a prueba tres tipos de sellos.

Luis Fernando Gómez, profesor de la Universidad Javeriana y coautor del estudio, explicó que “los resultados de este estudio son consistentes con otras investigaciones llevadas a cabo en América Latina, que muestran la efectividad de los sellos de advertencia”. Además, Mercedes Mora, también coautora en esta investigación y profesora de la Universidad Nacional y de la Universidad Javeriana, “considera que este estudio demuestra que los sellos octagonales de advertencia en el frente de los empaques son claros y comprensibles para la población colombiana y ayudarían a promover una alimentación más saludable”.

*Esta nota fue modificada para incluir el resultado que tuvo el debate en la Cámara de Representantes.

Comparte en redes: