¿Cómo hacer para que el mandato anticorrupción no quede en el aire?

hace 1 hora

La rebanada de pan que consume podría ser más salada que el agua de mar

Investigadores internacionales analizaron la cantidad de sodio dentro de 2.000 panes vendidos en 32 países. Algunos de ellos, con más de 1.50 gramos de sal por rebanada, superan el límite recomendado por la OMS, lo mismo que decir cuatro bolsas de papas fritas de McDonald's.

En más de un tercio de los panes analizados, la porción de sal que contienen excede el nivel máximo establecido por autoridades de salud como la OMS. Pixabay.

Hace un año, una consultora colombiana reveló que el pan empacado es uno de los cinco productos más importantes de la canasta familiar del país. Una variedad de blandos, secos, tajados para sánduches o integrales son los favoritos para los colombianos. Hasta ahí, su consumo dentro de una dieta balanceada no parece alarmar a nadie. El problema aparece cuando investigadores internacionales indagan sobre sus ingredientes, especialmente, la cantidad de sal que contienen y el sodio que ésta le provee al organismo.

La razón es que un elevado consumo de esta sustancia (más de 5 gramos de sal al día) se traduce en mayor riesgo de cardiopatía y accidentes cerebrovasculares. Una amenaza palpable si se tiene en cuenta que, en el caso de Estados Unidos, el pan es el principal contribuyente del sodio en la dieta de los norteamericanos y en Colombia no se queda atrás.

Para indagar en la cantidad exacta de sal que tienen estos productos, investigadores de la Acción Mundial sobre la Sal y la Salud (WASH, por sus siglas en inglés) se dieron a la tarea de analizar la cantidad de este ingrediente dentro de 2.000 panes vendidos en 32 países. Los resultados fueron alarmantes.

En más de un tercio de los panes analizados, 34 % de ellos exactamente, la porción de sal que contienen excedía el nivel máximo establecido en países como Reino Unido, donde el límite es media cucharadita o 1.13 g / 100 g. El más salado, por ejemplo, fue el Rosemary Foccacia de ACE Bakery vendido en Canadá. De acuerdo con los investigadores, este producto contiene 2.65 gramos de sal por cada 100 gramos, es decir, más que el agua de mar.

A este le siguen los panes planos y los integrales, que tuvieron un contenido de sal promedio de 1,08 g por 100 g, en comparación con los panes de grano mixto, que tenían el contenido de sal promedio más bajo de 1,02 g / 100 g.

Lo impresionante de la lista es que algunos de estos productos contienen más de 1.50 gramos de sal por rebanada, que es igual a un tercio de la ingesta diaria máxima de sal recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Esta cantidad es lo mismo que decir cuatro bolsas de papas fritas de McDonald's.

Los panes con menos sal fueron registrados en países como Qatar, China, Costa Rica y Sudáfrica. Sin embargo, los esfuerzos gubernamentales por reducir el consumo en el mundo parecen aún no tomar forma. 

Según Mhairi Brown, Nutricionista de WASH, “este estudio demuestra claramente el progreso que aún se debe hacer para reducir el consumo de sal en un 30% para 2025, de acuerdo con las recomendaciones de la OMS”. Una pretensión de las Naciones Unidas en las que se incluye a Colombia, donde por día, una rebanada de pan no está nada mal vista.