La selfie de una mujer que ayudó a combatir el cáncer de piel

Tawny Willoughby, una enfermera de EE.UU, publicó en 2015 una fotografía que desató un interés público por conocer más sobre el cáncer asociado a cámaras de bronceo.

Foto publicada por Tawny Willoughby en su perfil de Facebook.

En abril de 2015 Tawny Willoughby, una joven enfermera de Kentucky (EE.UU) publicó en sus redes sociales una fotografía en la que reflejaba su tragedia de salud: había sido diagnosticada con cáncer de piel y afrontaba un difícil tratamiento.

La fotografía de Willoughby se viralizó siendo compartida por más de 50.000 personas en menos de un mes. Los medios tradicionales reforzaron el efecto publicando notas sobre el caso. De hecho, como lo acaba de reseñar Seth Noar, profesor en la Facultad de Medios de Comunicación y Periodismo de la Universidad de Carolina del Norte quien condujo una investigación sobre este caso, las búsquedas en Google sobre el cáncer de piel aumentaron a niveles casi históricos. Las búsquedas en línea sobre el cáncer de piel y el bronceado fueron hasta un 489 por ciento más altas de lo normal en los días posteriores, y las búsquedas sobre la prevención del cáncer de piel aumentaron en hasta un 232 por ciento.

El caso de Willoughby tuvo un gran impacto porque era usuaria regular de camas de bronceado en su juventud. A los 21 años fue diagnosticada por primera vez de un cáncer de piel y seis años más tarde el diagnóstico se había repetido seis veces.

De acuerdo con Noar, cuyo trabajo fue publicado en la revista Preventive Medicine, "un creciente cuerpo de investigación muestra que las historias [personales] pueden tener un gran impacto, más que la información [educativa], para hacer llegar un mensaje de salud”. Algo similar ocurrió con la actriz Angelina Jolie cuando anunció su intención de extirparse los ovarios y practicarse una cirugía radical en sus dos senos para minimizar el riesgo de cáncer.

"Este evento en realidad fue una mezcla perfecta de una historia convincente y un selfie gráfico, que parece haber llevado a que esta publicación en Facebook se hiciera viral", añadió Noar en un comunicado de prensa de la universidad.

La enseñanza de este caso, según Noar, es que los investigadores y los grupos de salud pública podrían identificar estos eventos virales para llevar mensajes de salud a un gran número de personas.

“Cuando esto sucedió, de verdad capturó la atención del público en los medios sociales y mediante la cobertura mediática nacional”, dijo Noar, “se trata de un momento oportuno para que difundamos el mensaje sobre los peligros de las camas de bronceado”.

La Academia Americana de Dermatología estima que las camas de bronceado provocan hasta 400,000 casos de cáncer de piel cada año en Estados Unidos.