La soledad es un factor de riesgo para la mortalidad, sobre todo en hombres

Investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid han analizado todos los estudios centrados en la soledad y la mortalidad publicados hasta la fecha en todos los idiomas. Los resultados revelan que la soledad es uno de los factores de riesgo asociados a la mortalidad, y que esta es más fuerte en hombres que en mujeres.

La soledad, la carencia voluntaria o involuntaria de compañía, es un factor de riesgo para la mortalidad. Laura Rico - Agencia SINC

El sentimiento de soledad es una sensación subjetiva en la que la persona experimenta insatisfacción con las relaciones sociales. Para averiguar qué relación existe entre este sentimiento y la mortalidad, investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) han llevado a cabo un exhaustivo trabajo de revisión pionero en su campo.

Se trata de un metaanalisis, es decir, un análisis que engloba todos los ya realizados. Uno de los primeros hallazgos de los investigadores fue un artículo que estudió la prevalencia de la soledad en Europa: el 10% de la gente reportó haberse sentido sola en algún momento de su vida.

De hecho, hace tan solo unos días, la primer ministra de el Reino Unido, Theresa May, dijo que ese país crearía un "Ministerio de la Felicidad" para hacerle frente a la epidemia de soledad que enfrenta esa nación. Se estima que cerca de nueve millones de ingleses experimentan este sentimiento, asociado a enfermedades como la depresión.

El estudio analizó los resultados de 35 investgaciones previas sobre el tema, con una muestra total de 77220 pacientes que se encuentra entre población general y la población clínica e institucionalizada, y no se consideraron restricciones de tiempo ni de idioma. Los resultados, publicados en la revistas PLOS ONE, revelan que la soledad es un factor de riesgo para la mortalidad, y que esta relación es más fuerte en hombres que en mujeres.

“Esta relación más fuerte en hombres posiblemente es por varias razones. La primera es que las mujeres tienden a admitir más fácilmente sentimientos de soledad, y los hombres reconocen sentirse solos cuando la severidad y el impacto de estos sentimientos son mayores. La segunda hace referencia a que la soledad está relacionada con la salud y en ocasiones los hombres tienen actitudes negativas para acudir a los servicios de salud”, afirma Laura Rico, primera autora del artículo.

“También –añade– podemos decir que algunos estilos de vida poco saludables, por ejemplo el consumo de tabaco y el alcohol, están asociados con la soledad, y estos son más frecuentes en hombres que en mujeres”.

Más colaboración entre servicios sociales y de salud

La misma investigadora señala la necesidad de estrechar la colaboración entre servicios sociales y de salud, así como entrenar a los profesionales de la salud para identificar las necesidades sociales de los pacientes y derivarlos a servicios adecuados a tiempo, con el fin de evitar mayores problemas de salud, gasto sanitario y aumento de riesgo de mortalidad.

El trabajo fue llevado a cabo por investigadores del departamento de Psiquiatría de la UAM, centro colaborador de la Organización Mundial de la Salud, dirigido por el profesor José Luis Ayuso Mateos y del Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental (CIBERSAM).