Publicado en la revista British Medical Journal

Las articulaciones no duelen más si llueve

Un estudio desmintió lo que era una certeza desde los griegos: que la lluvia y el dolor estaban vinculados. Es el mayor análisis hecho hasta ahora, partiendo de datos grandes como 11 millones de visitas médicas entre 2008 y 2012 e informes meteorológicos en Estados Unidos.

Solo el 18 % de las citas analizadas por los investigadores coincidió con días lluviosos. Pixabay.

Existe la creencia de que, cuando llueve o hace frío, el dolor en la espalda o en las articulaciones es mayor. Especialmente para las personas que sufren de artritis. Ese vínculo entre el clima y el dolor no se había puesto en duda hasta ahora, que un equipo de investigadores lo desmintió. (Lea: Las molestias que está generando la famosa serie Peppa Pig en el mundo médico) 

Para ello cruzaron millones de consultas médicas en Estados Unidos e información meteorológica registrada por cuatro años en las mismas áreas. Ese historial clínico, ofrecido por el programa de seguridad social Medicare, pertenecía a pacientes con más de 65 años. Todos diagnosticados con dolencias como artritis reumatoide, osteoartritis, espondilosis, trastornos del disco intervertebral y otros trastornos articulares no traumáticos.

Sus citas fueron comparadas con los días lluviosos y no lluviosos entre 2008 y 2014, periodo establecido para la investigación. Una base de datos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica le permitió a los investigadores saber cuáles fueron los días lluviosos y cuáles no. Luego cruzaron ambas referencias para encontrar alguna relación. 

La conclusión fue que no había una relación significativa entre las quejas por dolores articulares o lumbares y el número de días lluviosos. Porque solo el 18 % de los 11 millones de consultas encajaban. Los expertos, adscritos a las Universidades de Harvard, Columbia e Illinois, insistieron en que harían falta datos más grandes para respaldar el mito.

No obstante, para el doctor Willi Dixon, lider del estudio, la investigación tiene "limitaciones bastante significativas". En su declaración para el diario Telegraph, el experto admitió que hay variables que juegan dentro de la ecuación. Una de ellas es que, los pacientes que pidieron cita por un aumento del dolor, pudieron no haberla obtenido el mismo día. O que, también, el único cambio en el clima que se incluyó en el estudio fue la precipitación. 

Así que todavía quedan especulaciones sobre el asunto. Algunos estudios científicos han señalado que al cambiar la presión del aire se podría afectar los fluidos en las articulaciones. Esa sería una explicación para el dolor que sufren los pacientes de artritis, por ejemplo.

La investigación, hecha por profesores de finanzas, economía y políticas de atención médica, fue publicada en la edición de Navidad de la revista médica británica BMJ.