Las nuevas modalidades con las que se comercializan suplementos dietarios de manera ilegal

En un operativo el Invima decomisó más de 11 mil unidades de suplementos dietarios y alrededor de 500 de medicamentos que iban a ingresar al país de manera ilegal a través de dos caminos que cada vez más inquietan a las autoridades: tráfico postal y mensajería expresa.

Pixabay

Entre la larga lista de supuestos medicamentos milagrosos que suelen ser promocionados en páginas web, gimnasios y algunas farmacias, hay uno que siempre ha inquietado a las autoridades: los suplementos dietarios. En repetidas ocasiones el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima) ha advertido con diferentes campañas sobre los peligros que pueden generar en la salud de la población. La gran mayoría no tienen registro sanitario y se comercializan de manera fraudulenta. (Lea ¿Por qué el Minsalud tuvo que ratificar la regulación de precios de los anticonceptivos?)

Sin embargo, pese a las campañas de pedagogía y a los repetidos llamados de atención, el mercado de este tipo de productos parece no detenerse. Este miércoles el Invima anunció otra incautación: decomisó 11.238 unidades de suplementos dietarios que habían ingresado al país de manera ilegal. También confiscó 598 unidades de medicamentos. (Lea Medicamentos opioides: en Colombia hay desigualdad hasta para tratar el dolor)

Aunque la cantidad causó sorpresa, otro hecho les resultó llamativo: los caminos por los que habían ingresado esos artículos. La mayoría de esta mercancía provino de compras hechas por internet sin tener la evaluación requerida. Para ser más precisos, las modalidades fueron el tráfico postal y la mensajería expresa, también conocida como (courrier).

Como lo explicó el Invima en un comunicado, esta práctica consiste en la adquisición de productos a compañías internacionales a través de empresas dedicadas al transporte de paquetes postales o documentos que no requieren permisos sanitarios.

 “Nos preocupa el aumento que hemos visto en aquellos productos que llamamos suplementos dietarios, y que tienen una publicidad dirigida hacía la pérdida rápida de peso, incremento del coeficiente intelectual, mejora de la potencia sexual y una serie de beneficios que son falsos”, dijo a través de un comunicado Julio César Aldana, director del Invima. “Cualquier producto que se comercialice sin el registro sanitario, es un producto ilegal sin importar que en otro país lo tenga. Como no tiene el registro sanitario en Colombia desconocemos su composición y los riesgos a los que se someten quienes lo consumen”.

Por ahora, para evitar este comercio, el Invima aumentará los controles en aeropuertos y zonas francas del país.