Leche: ¿materna o de fórmula?

¿Debo alimentar a mi bebé con leche materna o con leche de fórmula? Esta es la pregunta que muchas madres se hacen cuando tienen a su primer hijo. Y aunque ambas tienen sus ventajas y ayudan al desarrollo de un recién nacido, los pediatras concuerdan en que si se tiene la opción, siempre, la leche materna será la mejor.

El contenido de la leche materna cambia según la dieta de la madre. / John Griffiths

¿Debo alimentar a mi bebé con leche materna o con leche de fórmula? Esta es la pregunta que muchas madres se hacen cuando tienen a su primer hijo. Y aunque ambas tienen sus ventajas y ayudan al desarrollo de un recién nacido, los pediatras concuerdan en que si se tiene la opción, siempre, la leche materna será la mejor.

“En principio los niños deben recibir leche materna, porque es el alimento natural. Lo ideal es que la reciban entre los cuatro y seis meses, de forma exclusiva. Pero cuando hay niños que no pueden recibir leche materna, se les debe suministrar leche en fórmula”, explica el doctor Rafael Guerrero, pediatra de la Universidad Nacional de Colombia y gastroenterólogo pediatra de la Universidad de Birmingham (Inglaterra).

Por esto, las madres que son capaces de lactar deben procurar llevar una dieta variada, pues los niños reciben la diferencia de sabores a través de la leche materna y las experiencias tempranas, de los dos a los cuatro años, marcan la alimentación que tendrá el niño cuando sea más grande.

Para Jenny Vedder, directora nutricional de Hochdorf (Suiza), quien asesoró la creación de las fórmulas infantiles Alpina Baby, lanzadas por esta empresa, es importante resaltar que este producto es un complemento de la lactancia y solo la reemplaza cuando la madre no puede lactar debido a ciertas enfermedades o desórdenes metabólicos (como estar infectada por el virus VIH o si debe tomar medicamentos que resulten tóxicos para el niño). “Los beneficios de la leche materna son muchos, pero lo más importante es el potencial de nutrientes que tiene cuando la madre está bien alimentada y el lazo que se crea entre la madre y el hijo”, afirma la nutricionista.

Lo que debe saber de la leche materna

Según lo afirma el doctor Guerrero, la leche humana da más energía que la leche de vaca y sus niveles de lactosa son más altos. Sin embargo, la carga de proteínas es mayor en la leche de vaca, lo que limita su uso en niños menores.

Cuando la mamá regresa a trabajar, es posible que la producción de leche materna disminuya. Esto sucede porque el estímulo que ejerce el bebé, en el momento de la lactancia, influye en la cantidad de leche que la madre produce.

Lo que debe saber de la leche en fórmula

No son del todo artificiales, ya que están fabricadas a partir de alimentos como la leche de vaca. Al buscar asemejarse lo máximo posible a la leche materna, se le agregan nutrientes, vitaminas y minerales como el hierro.

Según lo explica Vedder, las fórmulas no deben ser diluidas de forma distinta a como se explica en las instrucciones del producto; muchas madres primerizas caen en el error de saturar y diluir la fórmula, creyendo que el niño se alimentará más, en el primer caso, o que evitará que le siente mal, en el segundo.

La cantidad de hierro, proteína, energía y lactosa que tiene la leche en fórmula cambia según la legislación de cada país. Por ejemplo, en Suiza se acepta una menor cantidad de proteínas que en Colombia.

 

Temas relacionados