La ley de cirugías plásticas, una pelea perdida

No importaron las denuncias ni las dudas sobre varios de los médicos, pues por segundo año consecutivo la ley que buscaba regular el ejercicio de esta práctica médica terminó naufragando en el Congreso. Los pacientes, de nuevo, quedaron a la deriva.

A pesar de las cada vez más dudas sobre los médicos que practican cirugías plásticas, la ley que buscaba poner en cintura el ejercicio de la cirugía plástica y estética en Colombia terminó hundiéndose en la Cámara de Representantes por estar muy ajustado a los tiempos.

“Quienes más pierden son las víctimas”, afirmó en una entrevista otorgada a La F.M., el senador Jorge Iván Ospina, ponente y cabeza del proyecto de ley, quien además lamentó que la iniciativa se hundiera por falta de voluntad política. “La ley no avanzó por darle trámite a otros proyectos”, dijo.

Increíblemente, aunque la Plenaria del Senado aprobó el proyecto el pasado 25 de mayo, dejó la iniciativa con muy poco tiempo para darle trámite en la comisión séptima y la plenaria de la Cámara. El proyecto se presentó en octubre de 2014 y el reglamento interno del Congreso señala que si un proyecto no es tramitado en todo su proceso en dos legislaturas se cae, tal cual pasó este jueves. 

Además, el senador Ospina afirmó que fue testigo de un fuerte lobby en contra de la propuesta. “Yo pensaba que el lobby en el congreso no existía y pensaba que era un mito, pero el lobby es tenaz”, señaló el congresista en la entrevista radial.

El caso de las cirugías plásticas tomó relevancia el pasado mes de mayo, cuando la periodista Lorena Beltrán denunció en Noticias Uno haber sido víctima del doctor barranquillero Francisco Sales Puccini luego de que este le realizara una mamoplastia de reducción. El procedimiento no tuvo, de lejos, los resultados esperados por la periodista quien comenzó a padecer las consecuencias de un procedimiento mal realizado. (Lea: Periodista denuncia que cirujano con título 'express' destruyó sus senos)

Al mismo tiempo, se conoció que tanto Sales Puccini, como 43 otros médicos, habían estudiado en una Universidad en Rio de Janeiro en la que ofrecía cursos de posgrado latu-sensu, que según la legislatura brasilera no eran válidos para ejercer como cirujano. “Posgrado lato sensu no es especialización. Es una mejoría de conocimiento en un área en la que el médico ya es especialista”, explicó hace dos semanas a El Espectador el doctor Luciano Chaves, presidente de la Sociedad Brasileña de Cirugía Plástica (SBCP). (Lea: Lo que Lady Noriega no contó sobre las cirugías plásticas)

Pero a pesar de que en 2013, el Tribunal Regional Federal de Brasil declaró que no eran válidos para ejercer la especialidad, en Colombia estos médicos convalidaron esos títulos sin ninguna dificultad para ejercer como cirujanos plásticos con el aval del Ministerio de Educación. Sin embargo, como lo publicó este diario, estos cursos distan mucho de una especialización de Cirugía Plástica “con todas las de la ley”, pues los tiempos de estudio son infinitamente menores a los de una residencia médica. 

¿Qué queda por hacer?

Sobre el hundimiento del proyecto, en diálogo con El Espectador, Beltrán afirmó que el fracaso de la ley deja en estado de indefensión a las víctimas y demuestra el verdadero interés que tiene el Congreso con los problemas de salud pública. “Me parece lamentable que teniendo un proyecto de ley listo no se haya encontrado la suficiente voluntad política para que se apruebe pues es un proyecto de ley que salva vidas”, dijo.

Por el lado de la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica y Estética (SCCPE), quienes asesoraron al senador Ospina en la fase inicial del proyecto, consideran que el hundimiento de la ley permite replantearse algunas cosas que no estaban del todo bien. “En principio lo que buscábamos no era regular la especialidad de cirugía plástica sino tener la certeza que quien realice los procedimientos de medicina plástica estética tenga las competencias formales para hacerlo“, afirma Triana. Sin embargo, según cuenta la cirujana, el proyecto fue desviándose de su objetivo inicial. “A medida que fue pasando en el Senado fue cambiando el espíritu del proyecto, y nos encontramos con cosas con las que no estábamos de acuerdo”, puntualizó.

El senador Ospina dijo, en su momento, en que si la ley se hundía, la presentará nuevamente en la próxima legislatura e insistió en “ya son seis años en el que el Congreso no ha podido tramitar dicha ley”.

Pero debido al fuerte impacto que tuvieron las distintas denuncias en contra de estos cirujanos, el proyecto ganó adeptos. Las congresistas del Partido Verde, Claudia López y Angélica Lozano, aseguraron en sus redes sociales que serán parte activa de la campaña #CirugiaSeguraYa, liderada por Lorena Beltrán y se asegurarán en darle un nuevo impulso.

Temas relacionados