Logran que una mano robot imite una mano humana

Noticias destacadas de Salud

El sistema, llamado Dactyl, también descubrió trucos humanos comunes, como hacer girar el cubo entre dos dedos o aprovechar la gravedad para desplazar el bloque. Un gran avance tecnológico para la Inteligencia Artificial.

Uno de los problemas para la industria de la Inteligenia Artificial es que lo que parece sencillo en las simulaciones virtuales no parece traducirse a las máquinas. Es decir que los científicos han logrado crear tanto el cerebro que de una orden como la máquina que ejecute, pero no habían logrado que ambos funcionaran juntos. 

Un nuevo sistema, sin embargo, ha mejorado la destreza que podría tener una mano de robot que imita casi a la habilidad motriz de un niño de cinco años. 

Los científicos en computación recurrieron al aprendizaje automático, un campo de la Inteligencia Artificial en la que las computadores desarrollan habilidades por sí mismas. Ese aprendizaje requiere de cierto tiempo y ejercicios de repetición, sin embargo, el hardware de los robots es muy lento, y este proceso de aprendizaje puede tardar demasiado. 

Es por eso que algunos investigadores adelantan sus estudios con algoritmos virtuales, es decir, sin la inteligencia artificial puesta al servicio de una máquina que decodifique órdenes y las ejecute. 

Un nuevo trabajo de la empresa de tecnología Open AI, superó esta brecha  construyendo un sistema de inteligencia artificial y aprendizaje que hiciera aleatorio algunos elementos de la simulación durante el entrenamiento de la mano robot, como la fricción y el tamaño del objeto. 

Al programa se le dio un programa de memoria a corto plazo, así que después de unos segundos de manejar un bloque de construcción para niños, la mano robot tuvo un sentido del tamaño exacto del bloque y ajustó sus movimientos, informó la revista Science. 

El nuevo programa se llama Dactyl y es un sistema para manipular objetos usando una mano robótica. “Colocamos un objeto como un bloque o un prisma en la palma de la mano y le pedimos a Dactyl que lo reposicione en una orientación diferente; por ejemplo, girar el bloque para poner una nueva cara en la parte superior. La red solo observa las coordenadas de las yemas de los dedos y las imágenes de tres cámaras RGB normales”, dice la página de Open AI, la empresa que desarrolló el avance tecnológico. 

Aunque parece sencillo, este es un inmenso avance tencnológico para la investigación en Inteligencia Artificial. Los investigadores usaron una mano robótica que se comercializa en las industrias y que se llama Shadow Dexterous Hand. Se asemeja a una mano humana, y fue unida a una pared, junto con una simulación digital de la mano para el entrenamiento.

Tanto en el entrenamiento virtual como en una prueba física para ver qué tan bien se transfería el entrenamiento a la mano real, se instruyó a la mano para que manipulara un cubo en una serie de nuevas orientaciones de modo que, por ejemplo, el lado con la A estuviera mirando hacia arriba y al lado con la P que daba hacia afuera. Ninguna mano de robot había hecho algo tan complicado.

En otras palabras, el sistema pudo “ver” el cubo usando tres cámaras colocadas sobre la mano. La mano virtual, después de hacer y deshacer el equivalente a 100 años de práctica de prueba y error, realizó un promedio de 30 reorientaciones consecutivas sin quedarse atascado o soltar el cubo. 

La mano física completó un promedio de 15 reorientaciones consecutivas sin quedarse atascado o soltar el cubo, informaron los investigadores hoy. El sistema, llamado Dactyl, también descubrió trucos humanos comunes, como hacer girar el cubo entre dos dedos o aprovechar la gravedad para desplazar el bloque.

El avance podría mejorar el ensamblaje de productos electrónicos delicados, la capacidad de asistencia médica, las prótesis para humanos y los robots domésticos para ayudar en la casa. 

Aquí Dactyl logrando el máximo de 50 rotaciones consecutivas. En tiempo real:

Comparte en redes: