Las deudas de Colombia con la infancia

Los alarmantes resultados de la primera encuesta de violencia contra niños y niñas

Se conoció la primera Encuesta de Violencia contra Niños, Niñas y Adolescentes. Sus resultados son muy inquietantes: la mayoría de los primeros actos de abuso sexual en menores ocurre en viviendas y, para el caso de las mujeres, el principal culpable es un familiar.

Según la encuesta, el 37,5 % de los menores y el 26,5 % de las niñas sufrieron violencia física.Cristian Garavito

Hace poco más de una semana Colombia vivió otro episodio desgarrador de violencia infantil. En el municipio de El Retorno, en Guaviare, fue encontrado en una caneca el cuerpo de una niña de 14 años. Estaba semidesnuda y había sido víctima de violación. Su desaparición había sido reportada el 10 julio. Se trata, como escribió este diario en su editorial, de incidentes que causan indignación y dolor. Son casos que esconden una compleja realidad que el país no ha podido resolver y que se resume en una cifra: el 41 % de los menores han sufrido maltrato físico, psicológico o sexual en Colombia.

El dato lo reveló ayer el Ministerio de Salud en un hotel en el occidente de Bogotá. En compañía de la Vicepresidencia, del ICBF, de Usaid, de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), presentó los resultados de la primera Encuesta de Violencia contra Niños, Niñas y Adolescentes (Evcnna). Sus conclusiones son muy inquietantes y muestran que Colombia aún tiene una gran tarea pendiente en la prevención de las muchas violencias infantiles.

En cifras más detalladas, eso quiere decir lo siguiente: el 11 % de las menores de 18 años tuvieron que padecer tocamientos no deseados, el 6 % sufrieron intentos de sexo no deseado, el 3,9 % sexo por presión o coerción y el 3,2 % fueron físicamente forzadas. Los datos para los hombres son mucho menores (ver gráfica) y muestran, como dijo la directora del ICBF, Juliana Pungiluppi, que hay una gran brecha de género que ha dejado como principales víctimas a las mujeres.

En el caso de la violencia sexual, la encuesta, que indagó la situación de 26.526 hogares en 134 municipios, hay otros datos muy preocupantes: algún miembro de la familia fue el culpable del primer acto de violencia sexual, con el 28,4 %, cuando la víctima fue una niña. Cuando fue un niño, los principales perpetradores fueron amigos (42,5 %). El 72 % de los incidentes ocurrieron en viviendas. Más de la mitad de quienes tuvieron que padecer esos hechos le contó a alguien sobre lo que había ocurrido, pero muy pocos quisieron acceder a algún servicio brindado por el Estado (7,5 % de las mujeres, 3,9 % de los hombres).

La encuesta, que como lo dijo el viceministro de Salud, Iván Darío González, será la base para crear una política pública enfocada en la prevención, también dejó en evidencia que hay otras violencias que suelen pasar inadvertidas pero acarrean serios problemas. La violencia física es una de ellas. Afecta al 37,5 % de los niños y al 26,5 % de las niñas. Se trata, advirtió Pungiluppi, de una realidad que parece indicar la naturalización de la violencia. Prohibir esos tipos de castigos, dijo, es una deuda con la niñez y la adolescencia e implica resignificar la forma en que educamos a nuestros niños.

Es una educación que, además, ha estado atravesada por otra violencia, menos palpable: la psicológica. Cerca del 20 % de los encuestados la padecieron y los efectos en el largo plazo han sido contundentes. Estrés mental, ideación suicida y daño a ellos mismos han sido algunos de ellos.

 
 

 

872221

2019-07-22T22:00:00-05:00

article

2019-07-22T22:48:59-05:00

[email protected]

none

Redacción salud

Salud

Los alarmantes resultados de la primera encuesta de violencia contra niños y niñas

85

3600

3685