¿Lumbalgia?, un estudio colombiano apoya la acupuntura

Dos investigadoras colombianas analizaron los beneficios de la acupuntura entre pacientes atendidos en Bogotá.

Pixabay

En Colombia se estima que el 40% de la población ha usado los servicios de acupuntura para el tratamiento de enfermedades crónicas. Sin embargo, esta práctica médica es constantemente cuestionada por la falta de evidencia sobre su real impacto y efectividad para mejorar el estado de salud de quienes se someten a ella.

Lina Alejandra Montes y Mónica Juliana Valenzuela, dos investigadoras de la Universidad del Rosario, se dieron a la tarea de evaluar qué beneficios reportan los pacientes con lumbalgia, dolor en la espalda, al someterse a acupuntura. El trabajo, cuyos resultados fueron publicados en la revista Biomédica, se basó en información de 150 historias clínicas de una institución prestadora de salud de Bogotá y demostró que el 68% de los encuestados estaban satisfechos con la mejoría experimentada durante la intervención con acupuntura.

La lumbalgia es una de las 10 principales patologías de consulta médica y una de las causas más comunes de discapacidad, ausentismo laboral y restricción de la actividad en general, además, de asociarse a procesos depresivos y alteraciones en el sueño a nivel mundial. Se considera que entre el 60% y el 90% de la población occidental ha experimentado dolor lumbar en algún momento de su vida, y que entre el 55% y 80% de estas personas tendrán que incapacitarse por lo menos una vez debido a esta patología, generando altos costos en los tratamientos relacionados con lumbalgia. 

En el caso de Colombia se estima que el 50% de la población adulta sufre de dolor lumbar (6) y se cree que esta patología representa del 6% al 8% de la pérdida de calidad de vida.

“El estudio demuestra que existe un impacto positivo en la disminución del dolor en pacientes con lumbalgia en tratamiento con acupuntura y que la adherencia es un factor fundamental en la efectividad”, apuntaron las investigadoras. De ahí la recomendación de facilitar acceso a esta terapia para pacientes con dolor crónico en la espalda. Aunque también advirtieron que es necesario llevar a cabo más estudios para aclarar sus verdaderos beneficos.