Más del 70% de los estudiantes de medicina se automedican

Las causas más comunes de automedicación son el dolor de cabeza, el resfriado común y los cólicos menstruales.

La mayoría de los estudiantes de medicina se automedican, según un estudio de la Unidad de Farmacología de la Universidad del Rosario que determinó que la prevalencia de automedicación es del 79.3% con una frecuencia de cada cuatro a ocho meses.

Los fármacos que presentan mayor automedicación son: acetaminofén (10.8%), antibióticos como ampicilina, amoxicilina, cefalexina y azitromicina (4.4%), ibuprofeno (3.9%) y combinaciones de acetaminofén con codeína u otros fármacos (3.6%).

De acuerdo con el jefe de la Unidad de Farmacología de la Escuela de Medicina y Ciencias de la Salud, Carlos Alberto Calderón, la razón por la que un estudiante se automedica es la confianza en sí mismo como prescriptor y médico en ejercicio, a pesar de encontrarse en etapa de formación.

“Aunque existen numerosos estudios sobre esta conducta en profesionales de la salud, son muy pocos los que se han realizado en personal en formación, y específicamente en estudiantes de medicina. Así surgió la idea de realizar este estudio, teniendo en cuenta que el día de mañana serán ellos los responsables de prescribir los medicamentos, así como de garantizar un empleo óptimo del mismo a través de las recomendaciones y el seguimiento adecuado a sus pacientes”, afirmó Calderón.

Las causas que producen mayor tasa de automedicación en los estudiantes son: el dolor de cabeza, con un 7.7%; el resfriado común, con el 4.1% y los cólicos menstruales, con el 3.2%.

El académico advierte que cuando estos medicamentos se consumen de manera indiscriminada, se pueden presentar serias complicaciones de salud, tales como úlceras duodenales y estomacales, lesiones hepáticas, gastritis, y daños renales.

 

El estudio se realizó a partir de 276 encuestas a estudiantes de primer a décimo semestre de ciencias básicas y clínicas de la Escuela de Medicina y Ciencias de la Salud de la Universidad del Rosario.