Minsalud busca poner 'tatequieto' a dádivas de farmacéuticas a médicos

En días pasados, el ministro Alejandro Gaviria denunció que se están presentando pagos a algunos médicos por parte de farmacéuticas para que receten un medicamento específico a sus pacientes.

acetaminofen.org

Este martes el ministro de Salud, Alejandro Gaviria, fue citado a plenaria del Senado para discutir la Ley Estatutaria de Salud con el fin de que esta pueda pasar a sanción presidencial y convertirse en ley de la República, pues el proyecto tuvo que ser devuelto al Congreso por fallas en el procedimiento ya que el ministro de Salud no fue escuchado en la Plenaria. (Vea Ministro Alejandro Gaviria explicará en el Congreso Ley Estatutaria de Salud)

En dicho proyecto de ley, se incluye un mecanismo para regular la relación indebida entre algunos médicos y farmacéuticas que se ha venido presentando, según denunció el jefe de la cartera de Salud, por supuestas dádivas y prebendas que ofrecen algunos laboratorios a doctores a cambio de que formulen sus productos.

"Queda expresamente prohibida la promoción u otorgamiento de cualquier tipo de prebendas o dadivas a profesionales y trabajadores de la salud en el marco de su ejercicio laboral, sean estas en dinero o en especie por parte de proveedores; empresas farmacéuticas, productoras, distribuidoras o comercializadoras de medicamentos o de insumos, dispositivos y/o equipos médicos o similares", se lee en el borrador del decreto.

El ministro Alejandro Gaviria, sostuvo que en el país se está presentando este tipo de relación indebida, pues no existe una autorregulación por lo que “se corre el riesgo de que haya médicos que reciban algún incentivo por prescribir determinado fármaco. (Vea Piloto de uso racional de medicamentos promueve prescripción médica responsable)

Esta autorregulación ha generado todo tipo de reacciones, pues los médicos han afirmado que esto podría violar su autonomía como médicos, pues ellos están facultados para decidir qué medicamento es mejor para determinado paciente. Además aseguran que estos pronunciamientos ponen en tela de juicio la credibilidad de los médicos. (Vea Médicos rechazan declaraciones de Minsalud sobre vínculos indebidos con industria farmacéutica)

El director de la Clínica Universidad de La Sabana, Juan Guillermo Ortiz, publicó en su blog una columna llamada “Relaciones peligrosas” en la que se refiere a este tema polémico que se discute en el Congreso.

Cuestiona que el Gobierno haya tenido que crear una ley para prohibir lo “evidente” y recordar a los médicos que deben ser éticos, racionales, estudiosos de la evidencia y autoregulados.

“La pregunta es: ¿Por qué los médicos hemos llegado a necesitar que nos recuerden en una ley escrita que debemos ser? Pareciera que está puesto en duda o que no es clara la relación con estos elementos. Al parecer el Gobierno nacional y siguiendo nuestra tradición santanderista, decidió escribir otra norma para prohibir lo evidente y generar un marco legal más específico de elementos deontológicos y propios de la profesión”, indica en su columna.

Respecto a la propuesta del Gobierno de que la industria farmacéutica aporte información respecto a las transacciones con actores de la salud dijo: “No sé si publicar la lista de médicos o asociaciones científicas que reciben algún tipo de "ayuda" o "subsidio" sea suficiente. ¿Acaso este reporte incluirá los organismos fiscales y de esa manera se evitará la evasión de impuestos?; ¿Esto favorecerá que las asociaciones de pacientes o las comunidades asocien estos pagos a inducción en el uso de estos productos en nuestros usuarios?”, se pregunta el doctor Ortíz.

Sugiere que esos pagos o dádivas sean centralizados en cabeza de las instituciones de educación, instituciones hospitalarias de carácter universitario y/o organismos gubernamentales de investigación, “pero no a las asociaciones científicas que se mezclan con lo gremial o a título personal que solo favorece la inducción a elección de opciones terapéuticas o tecnologías específicas en desarrollo; pues esto salpicaría la suspicacia en ese relacionamiento. Inclusive el gobierno debería favorecer que se apoyen fondos para la educación o investigación en casos específicos”.

Finalmente aseguró estar convencido que los acuerdos entre la industria y el sector salud “pueden y deben ser muy benéficos; si se blinda y protege al personal de salud a través de comités técnico-científicos, comités de tecno-vigilancia, los comités de ética hospitalarias y de investigación que custodien estas inevitables relaciones”.