Mujeres obesas se encadenaron para exigir cirugías para bajar de peso

Las integrantes de 'Llenitas de Amor' aseguran que su petición es por salud y no por estética.

EFE

Unas 35 mujeres obesas protestaron este miércoles encadenadas al Centro Administrativo La Alpujarra, en la capital de Antioquia, para exigir una cirugía bariátrica urgente para bajar de peso. Las mujeres llevan varios meses “suplicando" a la EPS mixta Savia Salud (y tres años a otros organismo de salud) por esta intervención pero no han obtenido respuesta.

Luciendo túnicas y gorros quirúrgicos las mujeres pidieron hacer efectivas las autorizaciones para las intervenciones quirúrgicas que tienen represadas desde hace varios meses y que no prospera pese a que muchas de ellas ya han avanzado significativamente en el protocolo pre-operatorio.

Por su parte, la EPS, a través de Viviana Marín, manifestó que “eso ya se resolvió porque nosotros tuvimos una reunión con ellas. Ellas nunca habían venido y agotaron primero las vías de hecho. A raíz de la encadenada nosotros las invitamos inmediatamente a nuestras oficinas, las reunimos directamente con el gerente y pues de aquí salieron muy contentas porque les van a programar citas con el cirujano para evaluar su caso”.

Una de las integrantes del movimiento ‘Llenitas de Amor’, Alejandra Salazar -de 28 años y con 130 kilos- indicó que diálogo con Blu Radio que espera que la EPS cumpla su compromiso de autorizar las intervenciones el próximo 5 de diciembre. “Decidimos encadenarnos porque ya estamos cansadas de que siempre lleguemos al protocolo de salud realizado y nos digan que tienen problemas internos (refiriéndose a la EPS). Yo creo que los problemas internos los deben afectar a ellos y no a nosotros como pacientes”, agregó.

Salazar –al igual que sus compañeras- comenta que su petición no es estética y si no por salud, ya que el ejercicio y las dietas no les funcionan para bajar de peso. “He ensayado con todo desde muy niña pero no me ha servido nada”, aseguró esta paisa que además cuenta ha sufrido rechazo laboral por su condición.

A muchos les queda muy fácil decir que coma bien, pero cuando no hay nada más que comer toca arroz, yuca y papa. Puedo hacer una dieta y bajo de peso, pero el estómago es inteligente y guarda reserva y ataca con gastritis o problemas del colon”, agregó Salazar, quien además admitió tener dificultades para tomar servicio de transporte público.

Salvador Palacio, vocero de la fundación Gorditos de Corazón, explico a RCN Radio que la obesidad mórbida es un problema de salud pública que es precariamente vigilado por las autoridades competentes y que en las mujeres afecta al 53% de la población colombiana.
 

 

 

últimas noticias