Nobel por enfermedades olvidadas

Noticias destacadas de Salud

El irlandés William Campbell, el japonés Satoshi Omura y la china Tu Youyou entraron esta semana en la exclusiva lista de 207 científicos que han ganado el Premio Nobel de Medicina. El Instituto Karolinska de Suecia decidió premiarlos por sus contribuciones para combatir enfermedades parasitarias.

El irlandés William Campbell, el japonés Satoshi Omura y la china Tu Youyou entraron esta semana en la exclusiva lista de 207 científicos que han ganado el Premio Nobel de Medicina. El Instituto Karolinska de Suecia decidió premiarlos por sus contribuciones para combatir enfermedades parasitarias.

Campbell y Omura compartirán la mitad del premio por descubrir la avermectina, un fármaco para tratar la filariasis linfática, conocida popularmente como elefantiasis, y también la ceguera del río. La china Tu, quien se quedará con la otra mitad del premio, fue destacada por identificar la artemisina, uno de los pocos medicamentos eficaces contra la malaria.

La asamblea del Nobel destacó que el aporte de cada uno de ellos ha resultado crucial para salvar la vida de miles de personas. En el mundo existen alrededor de 100 millones de afectados por filariasis.

La batalla contra la malaria ha resultado mucho más compleja, pero el medicamento descubierto por la científica china ha permitido salvar miles de vidas. Se calcula que cada año la malaria afecta a 200 millones de personas. Cerca de 450.000 mueren. Los miembros del comité del Premio Nobel resaltaron que la artemisina, cuando se usa en una terapia combinada, reduce hasta 20% la mortalidad por malaria y 30% en niños. Esto ha significado, sólo en África, más de 100.000 vidas salvadas.

La historia de ambos fármacos guarda elementos en común. Ambas son resultado del tezón, el rigor científico, una búsqueda incansable, la preocupación por los más pobres y una chispa de suerte.

El descubrimiento de la artemisina comenzó cuando Tu repasó unas 2.000 recetas antiguas de medicina en busca de compuestos prometedores e identificó más de 380 extractos de plantas y animales. Luego de muchos análisis, apostó por un compuesto extraído al cocer plantas de ajenjo chino (Artemisia annua), descubrimiento que hoy la ha convertido en la primera mujer china en ganar el Premio Nobel.

Un camino similar recorrió el japonés Satoshi Omura, quien durante años estudió las sustancias antibacterianas producidas por bacterias del grupo Streptomyces, que viven en los suelos. Sus esfuerzos lo llevaron a aislar 50 moléculas para estudiarlas en su laboratorio. El irlandés Campbell, quien se interesó por su trabajo, descubrió que la avermectina era útil para combatir enfermedades parasitarias.

Comparte en redes: