Nueva York intenta atajar la epidemia de miedo por ébola

Investigadores rastrean los lugares de la ciudad norteamericana que visitó el médico enfermo. Mientras tanto en África se identificó el caso de una niña infectada que recorrió 600 kilómetros entre Guinea y Mali, convirtiendo a este país en el sexto de ese continente en ser tocado por la epidemia.

/AFP

La epidemia de ébola sigue dando sorpresas a las autoridades sanitarias. Esta vez el turno fue para Nueva York donde se detectó el primer caso de la enfermedad. Se trata de Craig Spencer, un médico de 33 años que estuvo varias semanas cuidando a enfermos de ébola en Guinea-Conakry,

De acuerdo con los reportes médicos del hospital Bellevue de Nueva York el paciente está estable, aislado y bajo cuidados intensivos. Aunque la mortalidad del virus es cercana al 70%, bajo cuidados médicos adecuados ese porcentaje se reduce. De hecho. la estadounidense Nina Pham, una de las dos enfermeras que atendió en un hospital de Dallas a un liberiano enfermo de ébola y contrajo el virus, superó la enfermedad y hoy dejó el centro clínico.

Aunque el médico infectado informó a las autoridades que usó equipos de protección especial mientras estuvo cuidando enfermos de ébola en Guinea, a pesar de ello se contagió. “No sabemos qué pasó, y puede que nunca lo sepamos", reconoció Mary Basset, la comisionada de Salud de Nueva York.

Ante la ola de miedo que produjo la noticia, las autoridades de Nueva York han puesto en cuarentena a la prometida del médico y a dos amigos más que tuvieron contacto con el paciente horas antes de que fuera ingresado. El equipo de sanidad también ha intentado reconstruir los lugares visitados por la víctima en los últimos días. Un café que visitó, la bolera donde jugó y un restaurante en el que comió han sido los lugares que, según dijo el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, han sido revisados y "están limpios".

Aunque las autoridades han hecho un llamado a la calma, pues el virus sólo se contagia con fluidos corporales y después de que el infectado comienza a tener síntomas de la enfermedad. Esto significa que el riesgo fue mínimo para todas las personas que pudieron tener contacto con el paciente antes de que en la mañana del jueves notara que tenía un nivel leve de fiebre, 37,9 grados centígrados, unido a síntomas de cansancio.

Tanto De Blasio como el gobernador del estado, Andrew Cuomo, han venido insistiendo desde anoche que la ciudad lleva semanas preparándose para esta emergencia, sus equipos médicos están entrenados y hay unidades clínicas listas para recibir cada caso.

El caso de Nueva York es el cuarto diagnosticado en el país, y los otros tres se han producido en Texas, ligados a un mismo paciente.

* De Nueva York a Mali

Aunque el caso de Nueva York ha atrapado casi toda la atención, quizás sea más importante la expansión de la epidemia a un sexto país africano. En Mali se detectó el virus en una niña de dos años.La Organización Mundial de la Salud (OMS) lo consideró como “una emergencia puesto que la niña tuvo “múltiples oportunidades de exponer a muchas personas al virus”.

Las autoridades sanitarias de Mali creen que la niña, que falleció hoy, habría tenido contacto cercano y sin protección con 43 contactos personas incluyendo diez trabajadores sanitarios que no tenían protección. Lo preocupante de este caso, a diferencia del de Nueva York, es que la niña viajó de Guinea -donde todo indica que contrajo el virus- a Mali en transporte público, pasando por seis localidades, incluyendo Bamako, hasta su destino, a 600 kilómetros de la capital. De acuerdo al relato de los familiares de la niña, durante el trayecto la menor ya presentaba los síntomas de ébola, incluyendo sangrado por la nariz.

Se ha señalado asimismo que la niña acompañaba a su abuela, quien retornaba de un entierro en Kissidougou (sur de Guinea) de un difunto que aparentemente era familiar directo de la niña y de quien se dice que presentaba síntomas de ébola antes de su muerte.


Mali ha comunicado asimismo a la OMS que necesita formación en prevención y control de infecciones, equipos de protección individual y asistencia para el rastreo de contactos y para una investigación completa de los hechos.

Una cuestión urgente identificada por el Ministerio de Salud de Mali y por la OMS es la necesidad de acelerar la instalación de un centro de aislamiento en Bamako, la capital, así como informar apropiadamente al público de la situación y de las acciones de emergencia que están en marcha.

"Los brotes en otras partes de África Occidental han demostrado cómo el miedo y la ansiedad alimentan la desinformación, y que si esto se deja sin resolver puede convertirse en una enorme barrera para los esfuerzos de contención", señaló la OMS.
 

524029

2014-10-25T20:33:30-05:00

article

2014-10-25T20:33:30-05:00

none

Redacción Vivir (Con información de EFE y AFP)

Salud

Nueva York intenta atajar la epidemia de miedo por ébola

57

4586

4643

Temas relacionados