Ocho preguntas y respuestas sobre las dietas détox

Este tipo de alimentación se puso de moda desde que cientos de celebridades comenzaron a promoverla, pero ¿realmente tiene un efecto en el cuerpo? Conozca aquí todo lo que debe saber.

“Es importante asesorarse de un profesional y no simplemente hacer una dieta que vemos en redes sociales, sino realmente investigar y entender nuestro cuerpo", dice Stephie Watteijne, creadora del blog @cookingwithstephie y especialista en alimentación saludable y holística. Pixabay y cortesía de @naturesheart_co

¿Desayunar lechuga, almorzar aguacate y, de comida, un batido? La alimentación détox está rodeada de mitos, tanto por quienes la ven como una dieta inmediata y milagrosa, como por quienes creen que implica privarse por completo de todas las comidas apetitosas. Stephie Watteijne, creadora del blog @cookingwithstephie y especialista en alimentación saludable y holística, explica el origen, el objetivo y la mejor manera de emprender esta dieta.

Seguramente ha escuchado el término détox con frecuencia últimamente. La expresión, que es una abreviación de la palabra desintoxicación, ha ganado popularidad alrededor del mundo como un método excepcional para eliminar impurezas, ya sea en lo referente a la piel, al cabello o al sistema digestivo.

Por su parte, las dietox o dietas détox corresponden a una serie de hábitos alimenticios que buscan limpiar y depurar el cuerpo de las diferentes toxinas que absorbe día a día por medio de la ingesta de alimentos altamente procesados o por las mismas sustancias dañinas que están presentes en el medio ambiente.

Lea también: Dietas altas en frutas y vegetales, mejores para el medio ambiente

Este tipo de dietas se incluyen en la tendencia global hacia la vida saludable. Sin embargo, es importante informarse responsablemente y entender de qué se tratan antes de decidir llevar a cabo una.

¿Se puede sobrevivir tomando solo jugos?

Existe un tipo de dieta depurativa basada en jugos prensados de frutas y verduras. Al ser más radical y suprimir algunos grupos alimenticios, lo recomendable es tener una supervisión de un médico y no sostenerla por más de cinco días.

Sin embargo, esta no es la única manera de emprender una alimentación desintoxicante. Stephie Watteijne, incluso, recomienda elegir otras dietas en las que no se elimine ningún tipo de macronutriente (proteínas, glúcidos y lípidos), sino que simplemente se busquen comidas más limpias.

“Una dieta balanceada y saludable no debería pedirnos que eliminemos ningún grupo de macronutrientes de nuestra alimentación diaria. Yo aconsejo seguir consumiendo carbohidratos, grasas y proteínas, que son la base de la función metabólica de nuestros organismos”. Si se hace de esta manera, incluso, no tendría por qué ser una dieta con fechas límite, sino que se podría convertir en un estilo de vida sostenible en el tiempo.

¿Las dietas détox son para bajar de peso?

Su propósito no es la pérdida de peso, sino la desintoxicación del organismo. Si bien “es probable que bajemos porque vamos a desinflamar nuestro cuerpo y a eliminar líquidos retenidos, este no es el objetivo. Lo que estamos buscando es limpiar nuestro organismo, darles un respiro a nuestros órganos y empezar una vida saludable, no bajar de peso”, afirma Watteijne.

Le puede interesar: Tres hábitos que ayudan a perder peso, según la ciencia

¿Para qué hacerlas, si el cuerpo tiene sus propios mecanismos de desintoxicación?

“El cuerpo humano es tan perfecto que claramente fue diseñado para desintoxicarse por sí mismo todas las noches”, cuenta Watteijne. El hígado, los riñones y el sistema linfático son órganos especializados en la eliminación de toxinas y elementos químicos dañinos, sin embargo, si el cuerpo se recarga con alimentos altamente procesados cargados de conservantes y azúcares, su función puede desmejorar. “Es ahí donde aparecen enfermedades asociadas a la alimentación como las afecciones cardiovasculares, la diabetes, entre otras”.

La especialista cuenta que “lo que buscamos con estas dietas es resetear el organismo para que estos órganos se recuperen y puedan regresar a su 100% de capacidad”.

¿Las dietas détox prohíben ciertos alimentos?

Aunque Watteijne insiste en que no se debe dejar de lado ninguno de los tres macronutrientes, sí se puede aprender a elegirlos con más consciencia. "Los carbohidratos simples, como las harinas altamente procesadas, se pueden reemplazar por carbohidratos complejos, como la quinua y la avena. Las grasas trans y los productos fritos pueden ser sustituidos por aguacates y semillas. La proteína, por su parte, puede ser hallada en fuentes vegetales o animales libres de agentes químicos", indica. 

¿Son para cualquier persona?

“Hay que cambiar el chip que nos hace pensar que el estilo de vida saludable es aburrido, que es solo para cierto tipo de personas o que la comida no es tan rica. En el momento en el que nos permitimos probar una nueva alimentación, vamos a descubrir nuevos sabores, vamos a sentir cosas que no habíamos experimentado antes con la comida y nos vamos a disfrutar el proceso, que es fundamental, gozárselo”, manifiesta Watteijne.

Lea también: Químicos presentes en el agua pueden aumentar el peso corporal, según estudio

Para ella, uno de los mayores beneficios de adoptar este estilo de vida, consiste en haber desarrollado una conexión con su cuerpo, “aprender a escucharlo, a saber qué me hace bien y qué no”.

¿Hacer esta dieta genera hambre y ansiedad?

Según la experta, si una dieta détox no es bien llevada, es decir, si se eliminan los grupos de alimentos que mencionó anteriormente, es normal que las personas se sientan ansiosas y hambrientas, pues están desajustando su metabolismo. De ahí la importancia de “asesorarse de un profesional y no simplemente hacer una dieta que vemos en redes sociales, sino realmente investigar y entender que nuestro cuerpo, para que funcione de una manera adecuada, necesita de los macro y micronutrientes”.

¿Cómo encontrar la motivación?

Watteijne afirma que la mayor fuente de motivación es “encontrar una razón lo suficientemente fuerte que nos recuerde por qué queremos hacer este cambio”. Después de eso, recomienda organizar y hacer una limpieza profunda de la dispensa y nevera, “eliminando los alimentos altamente procesados y llenos de azúcar, y reemplazarlos por opciones más sanas”. El consumo de agua y el ejercicio regular son también claves para complementar esta decisión. 

Le puede interesar: Cinco ejercicios sencillos para tener una vida más feliz

Por otro lado, la experta aconseja planificar la alimentación, haciendo listas de mercado, menús semanales y preparaciones por adelantado. “Así es menos fácil caer en la tentación”. Sin embargo, también “se vale ser flexible”, dice Watteijne.

¿Cómo sería la alimentación de un día durante una dieta détox?

Lo que come Stephie Watteijne en una jornada común y corriente, por ejemplo, empezaría con un jugo verde, cargado de nutrientes y fibra fácilmente absorbible por el sistema digestivo, seguido de una tostada de pan integral con aguacate y huevo, acompañado de una bebida caliente.

La media mañana consistiría en una porción de fruta, que está llena de vitaminas. El almuerzo, por su parte, podría ser una ensalada de quinua. Un snack de nueces y un pudín de chía para acompañar la tarde y la cena consistiría en una sopa verde con una pechuga de pollo.

 

últimas noticias

Y donde estaba la madre cuando…?