OMS, preocupada por "suero secreto" contra el ébola

Ante la inexistencia de una vacuna o de un fármaco capaz de controlar el ébola, el virus que en cuestión de meses ha cobrado la vida de más de 900 personas y que ha infectado a otras 1.300, especialistas de Estados Unidos optaron por suministrar un medicamento que aún no ha sido probado en humanos.

El ébola ha cobrado la vida de más de 900 personas/AFP

 De acuerdo con el periódico The New York Times, el tratamiento ya se le proporcionó a Kent Brantly y Nancy Writebo, los dos médicos que resultaron infectados tras su paso por Liberia y que se encuentran recluidos en el hospital Universitario de Emoryde, Atlanta.

Ese, justamente, es el motivo por el que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha convocado para la próxima semana a una reunión con un grupo de especialistas en ética médica. El objetivo no es otro que valorar la seguridad de un fármaco que apenas ha sido usado en primates y del que no se sabe con certeza qué efectos pueda desencadenar en humanos. Hasta el momento, uno de los dos pacientes de EE.UU. que recibieron el que ya es conocido como el “suero secreto” ha experimentado una leve mejoría.

Sin embargo, de acuerdo con Marie-Paule Kieny, directora general adjunta de la OMS, ahora “nos encontramos ante una situación inusual en este brote. Tenemos una enfermedad con una alta tasa de mortalidad sin tratamiento o vacuna probada. Debemos pedir a los especialistas en ética médica que nos den orientación sobre cuál es la decisión más responsable en este caso”.

La terapia, llamada ZMapp y producida por la firma americana Mapp Biopharmaceutical, es un coctel de tres anticuerpos monoclonales “humanizados” que se producen con plantas de tabaco de rápido crecimiento y que tendrían la capacidad de bloquear el virus, cuya mortalidad, en la mayoría de los casos, puede alcanzar el 90%.

Según aseguró Anthony S. Fauci, jefe del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, al diario The New York Times, la idea es que las pruebas en humanos empiecen el próximo mes y el medicamento sea suministrado al personal sanitario y a los individuos con alto riesgo de contraer la infección en África.

“En caso de que se obtengan todos los permisos sanitarios, a mediados de septiembre unos 20 voluntarios recibirán la vacuna”, dijo.

Pero, como anunció la OMS, “el estándar de oro para la evaluación de nuevos medicamentos implica una serie de ensayos en humanos: empezar poco a poco para asegurarse de que el medicamento es seguro para su uso. Después, los estudios se amplían a más gente para ver lo efectivo que es, y se busca la mejor manera de utilizarlo”.

Pese a ello, para la organización, el brote de ébola plantea un serio dilema en el que no sólo se debe determinar la idoneidad del tratamiento sino, debido a su escasez, decidir quiénes deberían recibirlo.

Temas relacionados