Pacientes, inconformes por desinformación en medicamentos prescritos

Así lo revela un estudio realizado por la Universidad Nacional en el área de farmacología.

 Una investigación realizada por la Universidad Nacional determinó, a través de grupos focales con pacientes y cuidadores, que un 69 % de los encuestados dice tener dudas sobre el fármaco prescrito, luego de salir de la consulta.

Adicionalmente, un 77 % afirma que el tiempo destinado para la consulta médica es muy corto como para que el especialista pueda explicarles estos aspectos. De igual forma, un 50 % afirma no comprender las indicaciones hechas en la consulta.

Estos fueron algunos resultados de la tesis de grado denominada “Diseño de un indicador de nivel de seguridad del uso de medicamentos en enfermedades crónicas no transmisibles para pacientes y cuidadores familiares", de Olga Lucía Cristiano, magíster en Farmacología de la U. Nacional

Pero los encuestados, además de inconformidad respecto a la información, indicaron dificultades en cuanto al acceso a los medicamentos, su administración y el seguimiento adecuado. Así lo manifiesta la experta, quien forma parte del grupo RAN (Red de Uso Adecuado a Medicamentos) en conjunto con el grupo Cuidando a los Cuidadores, de la Facultad de Enfermería.

La problemática, según la encuesta, se vio reflejada con el hecho de que un 43 % de los participantes decidió suspender su medicamento y un 66 % ha tenido que comprarlo con recursos propios.

Problemática latente

La gravedad de la situación se deriva de la prevalencia de enfermedades crónicas no transmisibles, como la diabetes o la hipertensión, causas de mortalidad en el mundo que reportan alrededor de 36 millones de muertes al año.

Ilvar Muñoz, docente del Departamento de Farmacia y director de la tesis, señala que para llegar a estos datos, la investigadora realizó grupos focales con cuidadores y pacientes (alrededor de 70 encuestados), para hablar de temas como la prescripción de medicamentos, la dispensación, la administración y el seguimiento.

En lo referente a la prescripción, la tendencia de los encuestados está en inconformidad con los vacíos de información, dudas en efectos secundarios y desagrado por la ligereza que, al parecer, tienen los médicos para hacer las consultas.

Respecto a la dispensación, comenta el profesor Muñoz, hay notoriedad entre los encuestados de que se trata más de un despacho de medicamentos que de asesoría y reiteración de las prescripciones médicas. Adicionalmente, se ven trabas en la entrega de los fármacos e incluso algunos pacientes los compran por sí mismos, situación que repercute en constantes asistencias a las farmacias.

“En este proceso es importante el trabajo del químico farmacéutico, porque dispensación es hablar de horarios, reacciones adversas y conocer la historia de medicamentos del usuario”, añade el académico.

En el ejercicio con los encuestados, cuidadores y pacientes, también existen dificultades con la adherencia a los medicamentos, sobre todo en los horarios de tratamiento y la eficacia.

Temas relacionados