Paranoia en Occidente por ébola

EE.UU. busca centralizar todas las acciones a nivel federal para responder al virus. Unicef advirtió de los efectos a largo plazo que la epidemia puede tener en África Occidental.

La llegada del virus del ébola a Estados Unidos y otros países hace saltar las alarmas en occidente. De hecho en aeropuertos, escuelas, hospitales, y también en las calles, el miedo a un contagio masivo ha creado en la ciudadanía una verdadera psicosis, a la que tampoco escapan las autoridades nacionales. Los ciudadanos occidentales han tomado conciencia de que "el virus puede traspasar las fronteras", constató Nicolas Veilleux, psicólogo de Médicos Sin Fronteras (MSF). Pero existe “un desfase, una distorsión entre el miedo al contagio y la realidad”, subrayó. El experto lo comparó a la llegada del sida en los años ochenta, por el desconocimiento general sobre las formas de transmisión, y señaló la necesidad de una mejor información al respecto.

México negó el ingreso de un crucero a la isla de Cozumel en el que viaja una mujer que estuvo en contacto con la primera víctima de ébola en Estados Unidos, aunque ésta no reporta síntomas de la enfermedad.

No fue el único caso. El Pentágono cerró, por precaución, un estacionamiento y un acceso a sus instalaciones ubicadas en los suburbios de Washington, después de que una mujer recientemente retornada de África vomitara fuera del edificio. “Esta persona indicó que había viajado recientemente a África”, señaló un policía, sin detallar qué países había visitado. “Por precaución, todos los transeúntes y vehículos tuvieron el acceso prohibido cerca del estacionamiento sur” y un acceso que conduce al edificio principal fue clausurado.

Un equipo de bomberos del condado de Arlington (Virginia, este) intervino rápidamente. En menos de una hora, la mujer fue llevada a un hospital del norte de Virginia, fuera de Washington, explicó el Pentágono. Un responsable de Defensa, que declaró bajo condición de anonimato, contó que la mujer estaba en un autobús que se dirigía al cuartel de los Marines, donde se oficiaba una ceremonia a la que asistía el secretario de Defensa, Chuck Hagel, entre otros. Después del incidente, los pasajeros que viajaban con ella fueron aislados.

En España, país donde una enfermera que atendió a los dos misioneros españoles contagiados y fallecidos del virus se reportó contagiada, se reveló que los equipos de protección vírica y bacteriológica han triplicado en las últimas semanas las ventas de sus equipos de protección individual. No sólo eso. El Hospital donde la mujer está siendo tratada, Carlos III de Madrid, pidió a la prensa no mostrar más pacientes en la ventana, pues se presentó una avalancha de llamadas de personas preguntando si el virus podría transmitirse por el aire. Por estos días un inicio de fiebre, vómito o dolor de estómago, síntomas propios del ébola, desencadena el protocolo de la emergencia y la paronoia.


El hombre contra el ébola

El presidente estadounidense, Barack Obama, decidió finalmente nombrar a un “coordinador de respuesta al ébola”, que será el encargado de gestionar los esfuerzos para combatir el virus a nivel nacional, mientras las tres personas afectadas actualmente en el país muestran signos de estabilidad.

Ron Klain, antiguo jefe de gabinete de los vicepresidentes demócratas Al Gore y Joseph Biden, será el llamado "zar" responsable de centralizar todas las acciones a nivel federal para responder al virus del ébola en Estados Unidos. Ese cargo "asegura que el trabajo para proteger a los ciudadanos estadounidenses mediante la detección, aislamiento y tratamiento de pacientes con ébola en el país está integrado de forma adecuada, pero no distrae del gran compromiso de detener el ébola en origen en África Occidental", explicó un funcionario de la Casa Blanca.

"Quizás sea apropiado nombrar a una persona adicional, no porque este equipo no haya hecho un trabajo excepcional, sino porque también son responsables de muchas otras cosas", explicó Obama a los periodistas.

El equipo más cercano del presidente en esta crisis está formado por su secretaria de Salud, Sylvia Burwell; el director de los Centros de Control de Prevención y Enfermedades (CDC), Tom Frieden, y las asesoras de Seguridad Nacional Susan Rice y Lisa Monaco.

Burwell y Frieden enfrentan el inicio de la temporada de gripe y Rice y Monaco son las encargadas de coordinar la ofensiva de EE.UU. contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI) en Siria e Irak. Por su parte, el secretario de Estado, John Kerry, instó en una reunión de diplomáticos internacionales en Washington a elevar la respuesta internacional con más dinero y ayuda para las naciones de África Occidental que están combatiendo el virus en su origen. Kerry calificó la batalla como “una prueba de la ciudadanía global”, y aseguró que solo se había recabado un tercio de los fondos solicitados por Naciones Unidas, que cifró las necesidades de financiación en alrededor de 1.000 millones de dólares.

Según el último recuento de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la epidemia de ébola que asuela a Guinea Conakry, Liberia y Sierra Leona ha infectado a más de 9.000 personas, de las cuales más de 4.500 han fallecido.

Unicef señaló puede tener importantes efectos a largo plazo que la epidemia puede tener en la región. Entre esas consecuencias, la portavoz de la agencia Sarah Crowe apuntó al riesgo de que países como Liberia y Sierra Leona echen por tierra los avances que han logrado en los últimos años en áreas como la mortalidad infantil y la salud materna.

En el caso de Liberia, el país logró en los últimos diez años la mayor reducción de la mortalidad infantil en toda África, una situación que está bajo “una enorme amenaza” a causa del ébola, dijo Crowe en una conferencia de prensa tras regresar de la zona.

522796

2014-10-22T06:07:39-05:00

article

2014-10-22T06:07:39-05:00

none

Redacción Internacional

Salud

Paranoia en Occidente por ébola

33

6161

6194

Temas relacionados