Polución incrementa el riesgo de aborto espontáneo

El aumento de los niveles de contaminación por dióxido de nitrógeno aumentó el riesgo de perder un embarazo en un 16%, revela un reciente estudio.

Feto de 10 semanas.Flickr

¿Cómo proteger a las siguientes generaciones del aire tóxico? Según un estudio científico, la contaminación es tan mala para las mujeres embarazadas como el fumar al aumentar el riesgo de aborto involuntario.

El estudio fue realizado por la Universidad de Utah (Estados Unidos) y publicado en la revista médica Fertility and Sterlity, y es el primer estudio en evaluar el impacto de la exposición a corto plazo a la contaminación del aire. Encontró que los niveles elevados de contaminación por dióxido de nitrógeno (NO2) que son comunes en todo el mundo aumentan el riesgo de perder un embarazo en un 16%.

En septiembre del año pasado, investigadores del Instituto Queen Mary's Blizard (Reino Unido) hicieron públicos los resultados de un preocupante estudio, en el Congreso Internacional de la Sociedad Europea de Respiración, en París, en donde descubrieron material particulado en las placentas de mujeres en gestación. Adicional a esto, ya se había comprobado que la exposición sostenida al aire poluto puede causar nacimientos prematuro y bajo peso al nacer. (Encuentran polución en placentas de madres en gestación)

La investigación se llevó a cabo en Salt Lake City en los Estados Unidos y en las áreas urbanas circundantes, cuyos niveles de NO2 en Salt Lake City son similares a los de ciudades como Londres y París, según The Guardian. “Hay muchos lugares en el mundo que sufren de contaminación que es mucho mayor, por lo que este no es un problema exclusivo de Utah. Este es un problema al que todos nos enfrentamos”, dijo Matthew Fuller, uno de los autores, a ese medio británico.

Su equipo analizó los registros de más de 1.300 mujeres que llegaron a Urgencias en Salt Lake City entre 2007 y 2015. La exposición de una mujer a la contaminación del aire en el momento del aborto involuntario se comparó con momentos similares en los que no tuvo un aborto espontáneo, lo que significa que la edad, el peso, los ingresos y otros factores personales se tuvieron en cuenta. El vínculo más fuerte con un embarazo perdido fue el nivel de NO2 en los siete días anteriores al aborto espontáneo.

De acuerdo con The Guardian, los niveles más altos de contaminación de partículas también se relacionaron con un mayor riesgo de aborto involuntario, como se encontró en un estudio anterior, pero la asociación en el nuevo trabajo no fue estadísticamente significativa. Otros contaminantes del aire, como el ozono y el dióxido de azufre también se han implicado en estos análisis.

Aún no se ha establecido el mecanismo por el cual la contaminación del aire podría dañar al feto, pero una hipótesis probable es que los contaminantes causan estrés oxidativo e inflamación.

 

últimas noticias

Calidad del aire: un asunto de vida o muerte

Sigue en pie suspensión de la venta de Medimás