¿Por qué van al médico los presos de Colombia?

Por primera vez un informe revela cuáles son los motivos por los que las personas privadas de la libertad acuden a los doctores en el país. Los trastornos de salud mental es uno de los puntos que más inquietan.

/ Pixabay

¿Cómo está la salud de los presos en Colombia? ¿Cuáles son los males que aquejan a las personas privadas de la libertad? Responder con precisión esas preguntas no había sido fácil en el país. Hasta el momento era claro que quienes estaban en las cárceles tenían dificultades de salud, pero la ausencia de datos no había permitido esclarecer cuáles problemas había que atender. Pero ahora un nuevo informe muestra las dolencias que más aquejan a quienes están tras las rejas.

El documento está elaborado por el Consorcio Salud PPL 2017, integrado por la Fiduprevisora y la Fiduagraria, y encargado de administrar los recursos destinados a la atención de la salud de los presos. En él se hace un recuento de cuáles fueron los servicios a los que más acudieron las 151.505 personas (90.51% hombres, 9.49% mujeres) que estaban privadas de la libertad en el país en 2016. De esas 113.671 están en centros penitenciarios y 37.834 se encuentran en prisión domiciliaria.

En total, se presentaron 85.060 consultas. De esas, el 46,6% (es decir, 30.846) fueron por médico especialista; el 23,8% (16.109), por medicina general en urgencias; el 13,3% (9.022), por médico general en la red extramural; el 6.71% (4.541), por psicología, y el 5.99% (4.050), por optometría.

Y aunque hubo 28.659 consultas por medicina especializada en las que no se pudo identificar la subespecialidad, se detallaron 729 visitas al doctor por psiquiatría, “208 consultas por cirugía general, 180 por ortopedia y traumatología, 148 por medicina interna, 129 por urología y 126 por oftalmología”.

Tal y como se lee en uno de los párrafos del informe, respecto a las principales causas de consulta, la primera la constituyen los trastornos mentales y de comportamiento. Éstos representan el 15,3%. Lo siguen los traumatismos y envenenamientos (13.94%), y las enfermedades infecciones y parasitarias (8,25%).

La salud mental, sin duda, sigue siendo un asunto que llama la atención. La mayoría de las consultas (89.69%) fue hecha por personas entre los 19 y los 44 años. Su principal motivo fue los trastornos mentales y de comportamiento por el consumo de sustancias psicotrópicas, que simbolizaron un 31.6%. La esquizofrenia y los trastornos delirantes, con un 24.27%, se ubicaron en el segundo lugar. En el tercero estuvieron los trastornos del humor, que representaron un 17,64%; seguidos por los trastornos neuróticos y los relacionados con el estrés (17.58%)

Otro de los aspectos que destaca el informe se refiere a la cantidad de nacimientos que hubo en 2016 en esta población. Hubo 180 bebés, la mayoría registrados en la ciudad de Bogotá.

Además, hubo “4.224 procedimientos de alto costo, 515.370 actividades y procedimientos ambulatorios, 5.701 actividades de atención domiciliaria, 60.627 actividades y procedimientos hospitalarios y 19.640 actividades en el servicio de urgencias”.