Príncipe Harry transmitió su test de VIH en vivo

Durante la grabación, el príncipe confiesa estar "nervioso".

Tomada de @KensingtonRoyal

El palacio real transmitió este jueves en vivo, desde Facebook, el momento en que le realizaron un test de VIH al príncipe Harry.

En el video, el príncipe confiesa estar "nervioso", sin embargo resalta que el objetivo de difundir este material es demostrar la sencillez del procedimiento y desestigmatizar este tipo de pruebas.

"Es sorprendente lo rápido que es", dice el miembro de la realeza británica quien asistió temprano a las instalaciones del hospital St. Thomas de Londres para realizarse el examen.

En el video -que ha sido reproducido cientos de miles de veces- se observa al joven dentro de un consultorio en compañía de un especialista, quien le explica el método.

El resultado arrojó negativo a los pocos minutos. Tras concluir el procedimiento, el príncipe envió un mensaje a todos los jóvenes y adultos para que se realicen esta prueba periódicamente.

"El príncipe Harry se hizo el test de HIV. Es una prueba simple con un pinchazo en el dedo y un resultado casi instantáneo",  indicó el palacio real en un mensaje de Twitter.

Esta semana, ONUSIDA reveló que los grandes avances conseguidos en la reducción de nuevas infecciones del VIH (virus de inmunodefenciencia humana) entre la población adulta se han estancado en los últimos cinco años.

Con respecto al pico registrado en 1997, las nuevas infecciones entre adultos se han reducido un 40 por ciento, mientras que el declive ha sido del 70 por ciento entre los niños.

Sin embargo, una falta de progresos se ha hecho evidente desde 2010, año a partir del cual 1,9 millones de adultos se han infectado anualmente con el virus, según un informe elaborado por el organismo.

"Estamos haciendo sonar la alarma. No estamos dando su justo valor a la prevención. Si se produce un resurgimiento de nuevas infecciones del VIH, la epidemia será imposible de controlar", advirtió el director ejecutivo de ONUSIDA, Michel Sidibé, al presentar el informe.

En Europa oriental y Asia central ha sido donde se ha registrado el mayor incremento de nuevas infecciones, a un ritmo anual del 57 por ciento desde 2010.