Pruebas PCR para viajeros, otro lío para cerrar 2020

Noticias destacadas de Salud

La decisión que tomó un juez, de exigir pruebas de coronavirus a los viajeros colombianos y extranjeros que ingresen al país, ha puesto en aprietos a centenares de compatriotas que intentan visitar a Colombia en Navidad. El Ministerio de Salud prepara una respuesta jurídica. Controversia.

“Porque estoy siendo víctima de eso, les voy a explicar por qué es un error exigir una PCR negativa a los viajeros internacionales para entrar a Colombia y cómo esto va en contra de los propios colombianos que están en el extranjero”, escribió esta semana en su cuenta de Twitter la abogada colombiana Laura Aristizábal, quien vive en Sudáfrica y planeaba su regreso a Colombia para Navidad justo cuando se atravesó en su camino la decisión del Juez Once Administrativo de Oralidad del Circuito de Bogotá, que impuso la exigencia de pruebas para detectar el coronavirus. (Lea: MinSalud informa que viajeros no tendrán que presentar todavía prueba PCR)

Para ella, hacerse una prueba PCR por el sistema público de salud de Sudáfrica implicaría pedir un turno en una larga lista de espera y por el sistema privado desembolsillarse mínimo US$200 ($700.000). Pero ahí apenas empezarían los problemas. Los resultados podrían tardar hasta seis días y el requisito es hacerla máximo 96 horas antes. Además, si por alguna razón el vuelo se retrasa o aplaza quedaría en aprietos y tendría que volver a hacerse la prueba. ¿Y qué puede hacer con una escala de cuatro días en Turquía? ¿Salir corriendo a buscar otra prueba en ese país donde tampoco tiene acceso al sistema de salud? ¿Otros US$100 o US$200?

“Eso sin contar que una prueba hecha 96 horas antes de volar no garantiza por ningún lado que una persona no contraiga el virus en esas 96 horas, más las horas de vuelo. Y recuerden que en Europa, por ejemplo, la gente se va al aeropuerto en transporte público”, escribió. Como ella, muchos otros viajeros andan desesperados por todo el mundo tratando de ver cómo resolver el lío que les creó el juez que falló la tutela impuesta por el abogado Alberto Elías González Mebarak.

La razón por la que el Gobierno había tomado la decisión el pasado 4 de noviembre, de eliminar el requisito de pruebas PCR para viajeros, era sencilla: Colombia está en una fase de alta transmisión comunitaria del virus. Cada día se siguen reportando más de 8 mil casos positivos de coronavirus. Los primeros resultados de estudios para evaluar qué tanto se extendió el virus en la población colombiana revelaron altas tasas de contagio: en Leticia (Amazonas) seis de cada 10 personas (es decir, el 60 % de sus habitantes) mostraron tener anticuerpos contra el coronavirus; en Barranquilla, más de la mitad de las personas analizadas (55 %), y en Medellín casi la tercera parte (27 %). Es decir, que el mayor riesgo de contagio para cualquier colombiano está dentro de su propia casa, entre vecinos y amigos.

Eso no quiere decir que viajar en avión no implique un riesgo para los propios viajeros. Por supuesto. Un avión en principio es el escenario ideal para la transmisión del coronavirus: una aglomeración de personas en un espacio cerrado durante un buen tiempo. A lo largo de la pandemia se ha intentado medir el riesgo de contagio dentro de diferentes medios de transporte, incluyendo aviones. Uno de los trabajos más recientes, de Nguyen Cong Khanh, del Instituto Nacional de Higiene y Epidemiología de Vietnam, junto con un amplio grupo de colaboradores internacionales, investigaron lo ocurrido en un vuelo comercial de 10 horas. Al rastrear a 217 pasajeros y la tripulación detectaron que 16 personas tenían la infección por SARS-CoV-2. Demostraron que el contagio se dio entre los que viajaron sentados cerca del pasajero infectado inicialmente. (Le recomendamos: Las preguntas alrededor de la decisión judicial que exige prueba PCR a viajeros)

“Las pautas para prevenir la infección por SARS-CoV-2 entre los pasajeros aéreos deben considerar el riesgo de infección de los pasajeros individuales, el número de pasajeros que viajan y la duración del vuelo”, apuntaron. Sin embargo, el estudio evaluó una circunstancia en la cual apenas se tomaba la temperatura y se pedía declarar posibles síntomas, pero no se había implementado el uso de mascarillas. La combinación de medidas de bioseguridad reduce drásticamente el riesgo como lo han demostrado otros trabajos.

En ese contexto: ¿qué sentido tiene pedir pruebas a los viajeros que llegan el país si el virus está circulando de las puertas del aeropuerto El Dorado en Bogotá hacia afuera? Lo dijo mejor la epidemióloga colombiana Isabel Rodríguez, de la U. de California, San Francisco: “En cualquier caso el argumento para quitar el requisito es que bloquear unas (pocas) importaciones tiene muy poco impacto cuando hay niveles de transmisión comunitaria tan altos. Es como echarle una gota de gasolina a un incendio forestal”.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) recalcó esta semana que “reanudar el tráfico internacional conlleva aceptar un riesgo de propagación que no se puede evitar e implica responsabilidades compartidas entre países, operadores y viajeros debidamente informados sobre el riesgo”. La OPS no recomienda aplicar pruebas al ingreso o salida por las limitaciones de las tecnologías disponibles en individuos asintomáticos, por la baja sensibilidad para detectar el virus cuando está en el período de incubación (cinco primeros días), porque el individuo puede infectarse en el período entre la toma de la muestra y el viaje, por la limitación para corroborar la veracidad de los documentos que muestran resultados. Además, porque en países con transmisión comunitaria los viajeros internacionales no representan un aumento significativo de casos en el país de destino.

Las últimas horas han sido frenéticas no solo para los viajeros, sino también para las aerolíneas y las autoridades de salud que están intentando sobrellevar el caos que creó la repentina decisión. Muchas preguntas quedaron sin respuesta en la sentencia: ¿hasta cuándo se mantendrá esta medida considerando que el virus seguirá circulando entre los humanos por mucho tiempo? ¿Qué tipo de pruebas se consideran válidas, ya que existen varias metodologías para hacer las pruebas PCR? ¿Cómo certificar la legalidad de los resultados presentados por los viajeros? (En contexto: Juez le ordena al Gobierno volver a exigir prueba PCR para viajeros que lleguen del exterior)

La propuesta desde el Ministerio de Salud para los viajeros y las aerolíneas ha sido un enfoque más pragmático. Por un lado fortalecer las medidas básicas de bioseguridad (uso de tapabocas durante los vuelos, reducir las conversaciones, tener cuidado con el uso de utensilios y el lavado de manos antes y después). Por otro, exigir un registro en una plataforma (Checkmig) de seguimiento de casos. La recomendación adicional de diversas autoridades de salud es evaluar el riesgo personal y no viajar si no lo considera necesario.

El Ministerio de Salud señaló que hoy pedirá al juez que aclare su postura. Pero no está para nadie claro qué va a ocurrir frente a esta medida. (Le recomendamos: Epidemiólogos respaldan eliminar pruebas PCR para viajeros, a pesar de las críticas de Claudia López)

Comparte en redes: