¿Qué le pasa a su cuerpo y mente cuando no duerme?

De acuerdo con un experto en sueño de la Universidad de Berkley, California, el riesgo de infertilidad y Alzheimer aumenta, a la vez que la capacidad mental disminuye, tanto así que después de 16 horas de estar despierto, equivale a la de una persona ebria.

lasobox0/Flickr.

Esta semana, en Tech Insider, se publicó un video en donde el experto en sueño Mathew Walker, un profesor de neurociencia y psicología de la Universidad de Berkley, en California, y autor del libro “Why we Sleep” (Por qué dormimos) explica los efectos de la privación del sueño en la mente y en el cuerpo.

Vea el video original aquí

Efectos en la mente

No podrá crear nuevos recuerdos

“Sabemos que la falta de sueño previene que tu cerebro recolecte nueva información y cree memorias, así que es casi como, sin sueño, el buzón de la memoria se apaga y no puedes convertir nuevas experiencias en memorias. Así que hay nuevos mails de información llegando y simplemente rebotan, y tú terminas sintiéndote como si tuvieras amnesia. Esencialmente no puedes hacer ni crear esas nuevas memorias”.  

El riesgo de Alzheimer aumenta

“La falta de sueño puede llevar a un incremento del desarrollo de una proteína toxica en el cerebro que se llama “beta-amiloide” y está asociada con el Alzheimer porque es durante el sueño profundo, en la noche, cuando una especie de “sistema de alcantarillas” en el cerebro se pone, paradójicamente, a toda marcha, y empieza a lavarse de esta proteína tóxica. Así que si no está durmiendo lo suficiente cada noche, cada vez se acumula más esa proteína relacionada con el Alzheimer. Y entre más proteína se acumule, mayor es el riesgo de que desarrolle demencia más adelante”.

En el cuerpo

La posibilidad de tener hijos disminuye

“Sabemos que la privación del sueño afecta el sistema reproductivo. Los hombres que duermen de 5 a 6 horas tienen un nivel de testosterona de alguien con 10 años más. Así que la falta de sueño va a envejecerlo más de 10 años en términos de virilidad y posibilidades reproductivas.

El riesgo de cáncer de próstata, mama e intestinos aumenta en un 70%

“Sabemos que la falta de sueño impacta el sistema inmune. Así que, tras una sola noche de 4 o 5 horas de sueño, hay una reducción del 70% en las células anticancerígenas llamadas “células naturalmente asesinas”. Y esa es la razón por la que sabemos que el sueño en cortos tiempos predice el aumento del riesgo de desarrollar numerosas formas de cáncer”.

De acuerdo a la National Sleep Foundation (Fundación Nacional del Sueño de Estados Unidos) respalda esta afirmación. La lista incluye cáncer de intestino, cáncer de próstata y de mama. De hecho, la relación entre la falta de sueño y el desarrollo de cáncer es ahora tan fuertemente probada que la Organización Mundial de la Salud decidió clasificar cualquier forma de turno nocturno laboral como cancerígeno en 2015.

“En otras palabras, los trabajos que pueden inducir cáncer por una interrupción en los ritmos de sueño”.

El riesgo de infarto aumenta en un 200%

“Sabemos también que la falta de sueño impacta el sistema cardiovascular porque es durante un sueño profundo en la noche cuando el cuerpo recibe la mejor forma de medicación para la presión cardiovascular. La frecuencia cardíaca baja, la presión de la sangre disminuye.

Si no está durmiendo lo suficiente, no está recibiendo esa especie de “reinicio” del sistema cardiovascular, así que la presión sube. Si está durmiendo 6 horas o menos, tiene 200% más de probabilidad de sufrir un infarto o un derrame.

Hay un experimento global realizado en 1.6 billones de personas, dos veces al año, y se llama “Daylight saving time” (Horario de verano). Sabemos que en la primavera (en los meses de enero a abril), cuando se pierde una hora de sueño por el cambio en el sol, hay un aumento de los ataques al corazón en un 24%”.

¿Cuál es el umbral de funcionamiento sin sueño de un ser humano?

“¿Qué tanto podemos estar sin dormir antes de que empecemos a ver un declive en el funcionamiento cerebral o el funcionamiento del cuerpo? La respuesta parece ser 16 horas. Una vez pasa ese umbral, ahí es cuando se empieza a notar un deterioro mental y corporal. Después de estar despierto por 19 o 20 horas, su capacidad mental está tan dañada que será tan deficiente como alguien legalmente borracho tras el volante.

Así que si me preguntan cuál es el límite de un ser humano privado del sueño, parecen ser 16 horas, y necesitamos 8 horas de sueño para reparar el daño que estar despierto causa en mente y cuerpo”.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Nutrición, clave en la buena salud

Dormir poco lo lleva al aislamiento social