Quedan prohibidas las cirugías de aumento de senos a menores de edad en Colombia

A partir de hoy entra en vigor una ley que prohíbe y reglamenta los procedimientos estéticos en menores de 18 años.

Desde hoy quedan prohibidas –en Colombia- las cirugías plásticas a menores de edad. Luego de que este martes el presidente Juan Manuel Santos sancionara el proyecto de ley que prohíbe estos procedimientos quirúrgicos a menores de 18 años, aunque tengan el consentimiento de sus padres.

Entre las cirugías que prohíbe la ley se encuentra el aumento de senos y glúteos, liposucciones, hidrólisis por ultrasonido y aplicación de botox, entre otros procedimientos considerados como innecesarios. (Lea: Aprobado en último debate proyecto de ley prohíbe cirugías estéticas en menores de edad)

Sin embargo, exceptúa las cirugías reconstructivas, de nariz, orejas, cirugías que corrigen defectos ocasionados por cirugías previas, peelings químicos como un tratamiento válido para el acné adolescente, depilación láser que permite tratar problemas de crecimiento exagerado del vello y las que tengan que ver con el desarrollo de la personalidad de los menores de edad.

La ley fue expedida, según los argumentos, porque estos procedimientos pueden generar consecuencias irreversibles, que alteran decisiones de vida como el ejercicio pleno de la maternidad, o condiciones de salud que obligan al sometimiento a más procedimientos quirúrgicos, riesgos que los jóvenes no pueden prever por el momento de formación en el que se encuentran.

En la actualidad estos procedimientos funcionaban casi libremente. Los menores solo necesitaban contar con el consentimiento del médico y de los padres. Es por esto que el proyecto prevé que en los casos de cirugías motivadas por patologías físicas o psicológicas el cirujano deberá solicitar un permiso especial a la entidad territorial de salud para la realización del procedimiento. Para el efecto, se faculta al Ministerio de Salud para establecer el procedimiento de permiso.

Los médicos e instituciones de salud que incumplan la norma tendrán que pagar multas económicas y se verán abocados al cierre temporal o definitivo del centro de salud, si reinciden.