Reír para sanar

La risa puede convertirse en una auténtica medicina. El fortalecimiento del sistema inmunológico y la disminución del estrés son algunos de sus efectos.

La Fundación Doctora Clown dará inicio el 21 de abril a la “Gira de la risa” por diferentes regiones de Colombia. / 123rf

En muchas ocasiones la risa puede convertirse en la mejor de las terapias para mejorar el estado de la salud. De eso están convencidos los miembros de la Fundación Doctora Clown, un proyecto sin ánimo de lucro dedicado a potenciar la salud emocional de los colombianos mediante la terapia de la risa.
La fundación, que el próximo 21 de abril comenzará la “Gira de la risa” por los pabellones de niños de varios hospitales del país, está integrada por profesionales en artes escénicas, música y danza, así como por un equipo de profesionales en la salud llamados “doctores de la alegría”, que a través de creativas puestas en escena tratan de contribuir a la recuperación de los pequeños pacientes.

Los efectos que la risa produce en el organismo humano, especialmente en las personas que padecen alguna enfermedad, son tan benéficos como variados.
Por un lado, la risa tiene efectos analgésicos, pues estimula la producción de endorfinas y encefalinas en el cerebro, lo que a su vez contribuye a disminuir los niveles de estrés. La adrenalina de una carcajada imprime vitalidad y energía a nuestro cuerpo y nos permite exteriorizar todas aquellas sensaciones y sentimientos que, en muchas ocasiones, preferimos reprimir.

De igual manera, la risa oxigena la sangre y aumenta los niveles de inmonoglobulina, lo que permite el fortalecimiento del sistema inmunológico.
Otros de sus beneficios están asociados al fortalecimiento de los músculos faciales y abdominales, a la eliminación de toxinas y de calorías y al correcto funcionamiento del sistema digestivo.

Los miembros de la Fundación Doctora Clown, encabezada por Luz Adriana Neira, dedican su vida a hacer reír a aquellas personas que, en razón de su malestar físico, tienden a caer en una situación anímica caracterizada por la tristeza, la desazón y la desesperanza. “La enfermedad física suele traducirse en una enfermedad emocional”, dice Neira. En ese sentido, la risa puede convertirse en una auténtica medicina capaz de complementar un tratamiento farmacológico que, además, llega a tener una mejor asimilación en pacientes que conservan un buen estado de ánimo.

Pero las visitas a los hospitales no son la única actividad que los integrantes de esta fundación llevan a cabo. Disfrazados de payasos han llegado a numerosas empresas convencidos de que la risa alivia a cualquiera de todas las cargas emocionales que la rutina laboral puede ocasionar.

“Reír libera, oxigena, cura, desintoxica, motiva, despierta y fortalece. Hacerlo con frecuencia podría prevenir un gran número de enfermedades y malestares físicos y emocionales”, admiten los doctores de la alegría.