Los efectos sociales del coronavirus

Encuesta: 83% de colombianos considera que con la pandemia aumentó el diálogo familiar

Noticias destacadas de Salud

Una encuesta aplicada a 1.000 hogares colombianos revela aspectos positivos del aislamiento. Además de una mayor comunicación entre familiares, en el 73% aumentaron las actividades en común y un 71% se ha dado una reasignación más equitativa de las tareas del hogar.

En general, y a pesar de los costos económicos, la población colombiana parace haber estado de acuerdo con la cuarentena. Al menos en esa dirección apunta la encuesta aplicada en 1.000 hogares de todo el país por parte de Isegoría, E-valuar y la Fundación Etnollano entre el 23 de abril y el 18 de mayo. El 92% de los encuestados respondió que estaba de acuerdo o totalmente de acuerdo con el aislamiento obligatorio. La aprobación fue mayor entre los mayores de 60% años que entre los adolescentes.

Curiosamente aunque el 89% de los encuestados consideran que ellos solamente salen para lo estrictamente necesario, también manifiestan que en sus municipios la cuarentena no se cumple a cabalidad. De todos los encuestados a nivel nacional, el 46% consideraba que la gente no estaba cumpliendo o estaba cumpliendo poco la cuarentena.

Las personas encuestadas consideran que hay dos razones principales para que la gente estuviera incumpliendo esta medida: la primera, para satisfacer las necesidades del hogar (46%), y la segunda, porque la gente cree que el virus no lo va a afectar (32%). Un dato llamativo de la encuesta es que para el 33% de los encuestados la información dada por las autoridades ha sido poco clara.

“El aislamiento obligatorio se decretó para desacelerar la expansión de la enfermedad, así que probablemente no sea casualidad que la percepción de incumplimiento sea mayor en las ciudades y departamentos donde más afectación había tenido el COVID-19″, explicaron a través de un comunicado los realizadores de la encuesta. Por ejemplo, el 63% de los encuestados en el Valle del Cauca y Bolívar, cuyas capitales han requerido medidas adicionales y mayor atención del gobierno nacional, consideran que los habitantes de sus respectivos departamentos no están cumpliendo la cuarentena o la están cumpliendo en poca medida. Por otra parte, en Antioquia, el 31 % de los encuestados consideran que el aislamiento no se cumple o se cumple en poca medida. Mientras que en Bogotá esa cifra llega al 51%.

Dificultades en el acceso a la salud

En cuanto a la situación de salud de los hogares durante la cuarentena, el 23% por ciento de las personas encuestadas dijo que en su hogar alguien se había enfermado durante este período. De esos hogares, 20% intentaron obtener atención médica pero no la consiguieron, mientras que 52% afirman que no se requería atención médica y por eso no la buscaron.

Estudiar durante la cuarentena: incertidumbre y adaptación

La encuesta detectó que en un 15,4% de los hogares encuestados hubo al menos una persona que suspendió sus estudios. Y un dato más preocupante hacia futuro es que en el 27,9% de los hogares hay incertidumbre acerca de si alguno de sus miembros abandonará sus estudios como resultado de la cuarentena.

A quienes han continuado estudiando de manera virtual les han surgido algunos contratiempos relacionados con la falta de acceso a computadores o internet para uso escolar 43%, la carencia de espacios adecuados (37%) y la poca claridad en las instrucciones para realizar las actividades (39%). “El alto índice de estudiantes que señalaron como un problema la mala conexión a internet muestra que el país aún debe avanzar en conectividad, y con mayor razón en un contexto de telestudio y teletrabajo”, apuntaron los encuestadores.

El desempleo: el mayor impacto de la cuarentena

El 35% de los encuestados afirmó haber perdido su trabajo. Una diferencia detectada por la encuesta es que mientras el 51% de las personas que alcanzaron el grado de bachillerato dijeron haber perdido su trabajo, el 28% de quienes lograron un grado universitario dijeron estar en esa misma situación, mientras que a solo el 8% de que quienes cursaron maestría o un grado superior les ocurrió lo mismo.

¨Los trabajos informales generalmente los desempeñan personas con nivel menor educativo, así como los trabajos manuales que requieren una presencia física, mientras que un mayor nivel educativo permite obtener un empleo donde se puede trabajar a distancia”, explicaron.

El 31,5% de las personas encuestadas manifestó no haber podido seguir realizando pagos de arriendo y préstamos hipotecarios. El 32% de las personas que perdieron su trabajo manifestaron sentirse siempre o casi siempre sin confianza, mientras que esto solo le ocurre al 15% de quienes dijeron seguir empleados. Asimismo, entre quienes han perdido su trabajo hay una mayor proporción de personas (43%) que consideran que las tensiones han aumentado en su hogar en comparación con los otros grupos (33%).

Convivir en cuarentena: aspectos negativos

Los efectos de la cuarentena sobre la familia han sido diversos. A mayor interacción es de esperar que se generaran mayores tensiones. De hecho 39% de las personas encuestadas experimentaron más conflictos familiares. Esta cifra es mayor entre los adolescentes y adultos jóvenes, pues 62% de los jóvenes entre 13 y 19 años y el 44% de las personas entre 20 a 29 años consideran que las tensiones han aumentado en sus hogares, mientras que ese mismo porcentaje en las personas de 50 años o más es del 29%. Para los jóvenes la pérdida de privacidad fue otro efecto negativo.

Pero el aislamiento también ha tenido consecuencias positivas. El 83% de las personas encuestadas afirman que en su hogar ha aumentado el diálogo y el 73% las actividades en común, y un 71% que se ha dado una reasignación más equitativa de las tareas del hogar.

Hacia futuro, justamente un 12,6% personas encuestadas consideran que una de las consecuencias positivas del aislamiento va a ser la unión familiar generada. Por otra parte, estos cambios no necesariamente implican un cambio en las relaciones, pues el 83% de los encuestados considera que estas se han mantenido igual.

El 60% de las personas encuestadas señalan que en su barrio se han realizado una o varias acciones de solidaridad como: compartir alimentos con los más necesitados (34%), compartir información (29%), comunicarse para conocer la situación de los demás (20%) o compartir el internet o los teléfonos móviles (10%).

Tiempo libre: menos ejercicio, más televisión y redes

Por otro lado, el aislamiento obligatorio ha tenido consecuencias en el uso del tiempo libre en los hogares. El 38,6% ha tenido dificultades para dormir y el 60% de los encuestados afirmó que había disminuido la cantidad de ejercicio que hacía. El 47% dijo dedicarle más tiempo a informarse o a ver películas o televisión. Mientras que 53% de las personas encuestadas dijeron dedicarle más tiempo a cocinar, el 55% de personas a ver redes sociales, y un 44% dedica más tiempo a orar. Como era de esperarse en situación de aislamiento, el uso de teléfonos subió para 66% de las personas.

“Finalmente, al preguntar a las personas encuestadas si perciben consecuencias positivas del aislamiento, resaltan una mayor unión familiar/comunitaria y solidaridad (18,5%), una mejoría en la salud, un cambio hacia hábitos saludables, y efectos positivos sobre el medioambiente (12,6%)”, reveló la encuesta.

FICHA TÉCNICA

Comparte en redes: