Se conmemora el día mundial de la Enfermedad de Cushing

Difícil de detectar, este síndrome afecta a dos personas por cada 1’000.000 de habitantes en el mundo; la falta de diagnóstico oportuno aumenta hasta cuatro veces la posibilidad de muerte.

Diario de Caracas

Este miércoles se conmemora el día mundial del Síndrome de Cushing o hipercortisolismo, a menudo confundida con la obesidad pero que es una patología rara que produce depresión grave, irritabilidad y ansiedad, entre otros múltiples síntomas que tienen que enfrentar las personas que sufren de esta enfermedad, que anualmente afecta a dos personas por cada 1 millón de habitantes del mundo, la mayoría mujeres entre los 20 y 50 años de edad.

El Síndrome de Cushing se caracteriza por la existencia de un tumor en la glándula hipófisis, ubicada en la base del cerebro, que estimula la generación excesiva de cortisol, hormona encargada de regular el metabolismo y la respuesta del organismo ante cualquier tipo de estrés ocasional.

Aparte de estas alteraciones emocionales, los pacientes hombres tienen que afrontar hipertensión, colesterol alto, fatiga severa, diabetes y obesidad abdominal, además de rostro enrojecido y redondo, como en forma de luna llena, y una prominente joroba. En el caso de las mujeres, la enfermedad se manifiesta en la irregularidad del ciclo menstrual y el crecimiento de bello en lugares no frecuentes.

A pesar de los evidentes síntomas, muchos de estos no se pueden distinguir de los de otras enfermedades cuando se observan individualmente.
Por ese motivo, expertos en esta patología, como el portal About Cushings, buscan crear conciencia sobre este extraño trastorno y recomiendan estar alerta, informarse y consultar con un médico endocrinólogo si hay sospechas, debido a que la falta de un diagnóstico oportuno aumenta hasta cuatro veces la posibilidad de muerte. Según los datos de países como España y Dinamarca, una persona se demora entre dos a cinco años visitando diversos especialistas hasta que la Enfermedad de Cushing es detectada. Se especula que en Colombia esta cifra podría aumentar hasta cuatro años más.

El principal tratamiento para esta enfermedad es la cirugía, mediante la que se busca extirpar el tumor benigno que afecta la glándula. No obstante, en el 60% los pacientes esta práctica no es efectiva, dado que el tumor vuelve a surgir hasta un 26% de los casos entre los 6 a 240 meses después de la operación.

Adicional a la cirugía, el único tratamiento farmacológico aprobado en el mundo para esta enfermedad es el suministro de la molécula Pasireotida, que disminuye los niveles de cortisol y detiene el crecimiento del tumor. 

Temas relacionados