Sellos octagonales, efectivos para evitar comprar comida chatarra

Noticias destacadas de Salud

Esto señala un estudio publicado en la revista Nutrients. Universidad Javeriana y Universidad Nacional lideraron la investigación.

Un reciente estudio publicado en la revista Nutrients, en el cual se exploró la capacidad que tienen los sellos frontales en los empaques de alimentos para advertir sobre su valor nutricional, encontró que estos sí disuaden en la compra de alimentos ultra procesados. El estudio, que se realizó de manera virtual con 2.000 voluntarios y puso a prueba tres tipos de sellos - octágono, círculo, triángulo y el código de barras (este último de control) – tuvo varios hallazgos (ver imagen).

Por ejemplo, encontró que el 49% de los participantes afirmó que los sellos frontales octagonales los disuadía de consumir productos ultraprocesados, comparados con el 27% que escogieron los sellos triangulares y el 21% los circulares

La investigación también afirma que, al momento de elegir entre dos bebidas de frutas, el 84% de los participantes consideró que la bebida que tenía un sello de advertencia octagonal era la que tenía mayor cantidad de azúcar, comparado el 32% que estuvo expuesto a los productos que tenían código de barras.

Otro hallazgo importante es que la presencia de los sellos de advertencia en el frente del empaque desanima más a los colombianos a comprar estos productos, encontrando que cerca del 22% de los participantes compraría los productos menos saludables con el sello de advertencia, en comparación con el 54% que reportaron que los comprarían cuando vieron el código de barras (control).

En Colombia han existido distintas iniciativas para lograr que, por ley, alimentos como los ultra procesados lleven los sellos octagonales en sus empaques. Una iniciativa que, además, ha sido liderada por la organización RedPapaz. Sin embargo, siempre que llega a debates en el Congreso, la iniciativa termina enterrada. (Lea: Le quitaron el alma al proyecto de ley contra la comida chatarra)

Ante esto, en febrero de este año (2020), se supo que la Presidencia de la República, Ministerio de Comercio, Ministerio de Salud, la Cámara de Alimentos y Bebidas de la ANDI había llegado a un acuerdo de etiquetado. Se trata de sellos de advertencia en blanco y negros, circulares, que dan pista sobre el contenido alto en azúcar, sal, y grasas saturadas. El modelo, en teoría, entraría en vigor en el 2022, tras someterse a distintas consideraciones. (Acá: Así sería el nuevo etiquetado de la comida chatarra en Colombia)

“Este tipo de políticas ya se están implementando en Chile, Perú, México y Uruguay, logrando una reducción en el consumo de productos ultraprocesados con exceso de nutrientes críticos. Según un estudio reciente en Chile, la cantidad de productos y bebidas con alto porcentaje de nutrientes críticos disminuyó del 51% al 44% después de la implementación de la Ley de Etiquetado y Publicidad de Alimentos”, explica la organización RedPapaz en un comunicado.

Por su parte, Luis Fernando Gómez, profesor de la Universidad Javeriana y coautor del estudio, explicó que “los resultados de este estudio son consistentes con otras investigaciones llevadas a cabo en América Latina, que muestran la efectividad de los sellos de advertencia”. Además, Mercedes Mora, también coautora en esta investigación y profesora de la Universidad Nacional y de la Universidad Javeriana, “considera que este estudio demuestra que los sellos octagonales de advertencia en el frente de los empaques son claros y comprensibles para la población colombiana y ayudarían a promover una alimentación más saludable”.

Comparte en redes: