Supersalud intervino el Hospital San Jerónimo de Montería

Medicamentos vencidos, falta de salas de aislamiento, problemas de señalización, equipos sin mantenimiento, graves problemas administrativos y un déficit en aumento llevaron a la entidad a tomar la decisión.

Una de las imágenes tomadas por la Supersalud durante las inspecciones al Hospital de Montería. Cortesía Supersalud

La Superintendencia Nacional de Salud ordenó la intervención forzosa para administrar la E.S.E Hospital San Jerónimo de Montería, Córdoba, luego de concluir una fase de seguimiento en donde se identificaron fallas que según el organismo ponen en riesgo la adecuada y oportuna prestación de los servicios de salud a los usuarios de este departamento y su área de influencia.

“La medida ordenada por esta Superintendencia busca reactivar en su totalidad la prestación de los servicios de salud en términos de calidad y oportunidad para los usuarios, adicionalmente contempla la estructuración de un plan de acción para darle solución a las dificultades de prestación, administrativas, financieras y jurídicas que actualmente presenta el hospital”, aseguró el Superintendente Nacional de Salud, Fabio Aristizábal Ángel.

Entre los hallazgos que dieron obligaron a intervenir el hospital están medicamentos y dispositivos médicos vencidos, la falta de seguimiento al control de infecciones, pobre mantenimiento de los equipos biomédicos, ausencia de cuartos de aislamiento para pacientes con infecciones y señalización y restricciones de entrada.

La Superintendencia identificó un déficit presupuestal a septiembre de 2018 de un 36%. De acuerdo con un comunicado de la entidad, el incremento de los pasivos del hospital ha crecido en un 19% a junio de 2018 y rondan los $55.978 millones.

Las fallas no terminan ahí. La Supersalud identificó que el Hospital “no ha implementado un sistema de costos que le permita tomar decisiones efectivas en temas de contratación tanto de la venta de servicios como de suministro de personal e insumos médicos”. Al revisar sus estados contables se identificaron inconsistencias y diferencias en la información reportada a los diferentes organismos.

“Como lo anuncié, estamos tomando decisiones oportunamente para estabilizar la red de prestación de servicios para el departamento y corregir el rumbo del sistema de salud”, agregó Aristizábal.

La Superintendencia removió del cargo al actual gerente del hospital y designó al abogado Omar Alexander Prieto para ejercer las funciones de Agente Especial Interventor.