Trump es el factor común en la mayoría de fake news sobre coronavirus

Noticias destacadas de Salud

Un estudio de la Universidad de Cornell (Estados Unidos) que analizó 38 millones de artículos en inglés concluyó que la “infodemia de noticias falsas” sobre coronavirus es impulsada en gran mayoría por el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

La pandemia de COVID-19 se ha desarrollado junto con lo que el Director General de la Organización Mundial de la Salud ha denominado una “infodemia” de desinformación1. En su cobertura de la pandemia, los medios de comunicación tradicionales han informado y, a veces, amplificado las voces de varios actores de todo el espectro político que han abogado por curas no probadas, negado lo que se sabe científicamente sobre la naturaleza y los orígenes del nuevo coronavirus SARS-CoV-2, y propuso teorías de conspiración que pretenden explicar la causalidad y, a menudo, alegan intenciones nefastas.

Un estudio de la Universidad de Cornell (Estados Unidos) determinó que la mayoría de desinformación, teorías de conspiración y falsedades sobre el coronavirus, tienen en común al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, por ser un gran impulsor de desinformación.

“La desinformación sobre COVID-19 es una seria amenaza para la salud pública mundial. Si las personas son engañadas por afirmaciones infundadas sobre la naturaleza y el tratamiento de la enfermedad, es menos probable que sigan los consejos de salud oficiales y, por lo tanto, pueden contribuir a la propagación de la pandemia y representar un peligro para ellos mismos y para los demás. Las estrategias de protección de la salud como la higiene, el saneamiento, el distanciamiento social, el uso de mascarillas, los cierres y otras medidas serán menos efectivas si la desconfianza en las autoridades de salud pública se generaliza lo suficiente como para afectar sustancialmente el comportamiento público”, dicen los investigadores.

Según el estudio, las menciones sobre COVID-19 del presidente de Estados Unidos, Donald Trump constituyen la mayor parte de la infodemia. Las menciones de Trump representaron el 37,9% de la conversación general sobre desinformación, muy por delante de cualquier actor. “Llegamos a la conclusión de que el presidente de los Estados Unidos fue probablemente el mayor impulsor de la desinformación sobre COVID-19”.

Y algo particular: solo el 16,4% de la conversación sobre información errónea fue de naturaleza de “verificación de hechos”, lo que sugiere que la mayoría de la información errónea de COVID es transmitida por los medios de comunicación.

Este es el primer examen completo de información errónea sobre el coronavirus en los medios tradicionales y en línea. Para los autores, hay una diferencia entre desinformación e información falsa: la segunda tiene una clara intención de hacer avanzar agendas políticas.

Los investigadores analizaron 38 millones de artículos en inglés entre el 1 de enero y el 26 de mayo con la herramienta Next Generation Communications Cloud platform, que agrega noticias recogidas de blogs, podcasts, medios impresos tradicionales y radio.

El estudio identificó 11 temas principales de desinformación. Las más comentadas y discutidas fueron la que decía que la sopa de murciélago había causado el coronavirus, y otra que sugería que la pandemia fue generado por demócratas para evitar la reelección de Trump.

Pero la gran parte de la desinformación divulgada tenía que ver con curas milagrosas, como la de “beber cloro”, propuesta por Trump. Es evidente a partir de los datos que mencionan al presidente Trump en el contexto de la desinformación de COVID-19 que comprenden, con mucho, el componente más grande de la infodemia. Las menciones de Trump representaron el 37,9% de la infodemia general, muy por delante de las “curas milagrosas”, que comprendieron el 26,4% de los artículos.

"Por lo tanto, llegamos a la conclusión de que el presidente de Estados Unidos fue probablemente el mayor impulsor de la desinformación “infodemia” del COVID-19. Solo el 16,4% de la conversación sobre información errónea fue de naturaleza de “verificación de hechos”, lo que sugiere que la mayoría de la información errónea de COVID es transmitida por los medios de comunicación sin cuestionar ni corregir", escriben los investigadores.

Por ejemplo, el 24 de abril, un día después de que Trump planteó, y fue ridiculizado, la idea de que los desinfectantes y la luz ultravioleta podrían tratar el Covid-19, había más de 30.000 artículos en la categoría de “curas milagrosas”, en comparación con menos de 10,000 solo días antes. Trump impulsó esos aumentos, encontró el estudio.

Los investigadores también hicieron el cálculo de cuánto de lo que se leía sobre coronavirus era información falsa: de 38 millones de artículos, 1.1 millones eran información falsa. Se estima que en pandemias anteriores, como el brote de VIH / SIDA, la desinformación y su efecto en las políticas provocó 300.000muertes solo en Sudáfrica.

Comparte en redes: