Un hospital británico prohíbe el azúcar en todas sus comidas

La medida fue adoptada para evitar la obesidad en su personal. Para 2016, más de 1900 millones de adultos en el mundo tenían sobrepeso, y el 13% eran obesos.

Pixabay

El Hospital Tameside, en Manchester, Inglaterra, se convirtió en el primer centro de salud en desterrar el azúcar de sus restaurantes en un intento para reducir la creciente obesidad en el personal de Sistema Nacional de Salud (NHS).

La medida aplica tanto para el personal médico y administrativo como para los pacientes y sus visitantes. El hospital removió toda la comida chatarra y la gaseosas del menú de sus restaurantes, y lo único que pueden beber los visitantes es té, café, leche y agua.

"Hace mucho tiempo que había que hacerlo y solo hace falta un hospital para hacer este cambio. Todos los demás deberían seguirlo, y espero que lo hagan. El Departamento de Salud(…) parece ser muy lento en la adopción y solo ahora están pensando en prohibir las bebidas azucaradas en los hospitales. Pero es el azúcar en los alimentos lo que es tan importante. Simplemente creo que [el plan de Tameside] es excelente”, dijo Tam Fry, presidenta del National Obesity Forum, a The Guardian.

De acuerdo con el diario británico, el chef del restaurante, Simon Smith, es uno de los pocos chefs entrenados para cocinar “dietéticamente” en el Sistema Nacional de Salud de ese país. Él y su equipo proveen platos bajos en carbohidratos, con la condición inusual de ser preparaciones masivas, para uno de los hospitales más grandes y frecuentados del Reino Unido.

“Comencé aquí en mayo y el menú en ese momento era el estándar del norte, así que era pastel y patatas fritas, comida reconfortante, a lo que la gente está acostumbrada. Buscamos introducir ciertos platos especializados, como stroganoff de hongos silvestres y mixtos, servido con cuscús ligero. Estos platos han demostrado ser muy populares y son bajos en carbohidratos y ricos en proteínas. Lo que intentamos promover es una alimentación mejor y más saludable", dijo Smith.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, la obesidad se ha casi triplicado en todo el mundo desde 1975. Para 2016, más de 1900 millones de adultos de más de 18 años tenían sobrepeso, y el 13% eran obesos. En 2016, más de 340 millones de niños y adolescentes tenían sobrepeso u obesidad.

Las consecuencias son enfermedades como cardiopatías y accidentes cerebrovasculares (esta última, la principal causa mundial de muerte en 2012), diabetes y algunos cánceres (hígado, próstata, riñones, entre otros). Lo más grave del asunto es que, aunque estas enfermedades no se puedan prevenir como tal, lo que las causa sí.  

La medida del Hospital Tameside se produce después de que una consulta de NHS Inglaterra en noviembre del año pasado encontró un amplio apoyo para la prohibición de bebidas azucaradas en hospitales y clínicas.

El hospital introdujo su prohibición tras el éxito del ensayo en el que 100 miembros del personal se inscribieron en un plan de pérdida de peso que cambió su actitud hacia los alimentos. El programa de 12 semanas de Slimpod fue encargado por la directora ejecutiva del fideicomiso, Karen James, debido a sus preocupaciones sobre la salud del personal. El proyecto incluyó una encuesta del personal y el 90% dijo que el problema más grande en el trabajo era comer bocadillos. Un empleado perdió 13 kg (28 lbs) durante el programa de 12 semanas.

La comida que sacaron

Cereales para el desayuno con alto contenido de azúcar

Pasteles de queso y cebolla

Pasteles de manzana

Bebidas azucaradas

Alimentos ricos en carbohidratos

 

La comida que se queda

Hojuelas de avena

Paella

Stroganoff

Ensalada de frutas

Agua

Alimentos ricos en proteínas