Un paso más cerca del fin de la gripa

Noticias destacadas de Salud

Año tras año, la única alternativa terapéutica que tienen los millones de contagiados con el virus de la gripa es guardar reposo.

Y, por supuesto, los remedios caseros, que, si bien traen algún alivio para los molestos síntomas, no puede decirse que representen una cura efectiva. La razón por la que no existen fármacos eficaces para controlar esta familia de virus es que mutan muy rápido. Por eso hallar una vacuna universal para este mal ha sido uno de los mayores retos de los virólogos.

Sin embargo, al parecer hoy nos encontramos un paso más cerca de encontrar una vacuna universal contra la gripe. Así lo dieron a conocer ayer dos grupos de investigación en las revistas Nature Medicine y Science, que, según dicen, están cerca de encontrar un mecanismo para atacar las cepas del virus.

Técnicamente, el ataque del virus se produce por dos sustancias que hay en su membrana exterior: la hemaglutinina (HA), que provoca la aglutinación de los glóbulos rojos de la sangre, y la enzima neuraminidasa (NA), que rompe los enlaces que la HA establece con la célula infectada para contagiar nuevas células. Según varía la estructura de la molécula, también va cambiando la cepa del virus. Una de las más conocidas es la gripa H1N1, que también fue responsable de la gripe española de 1918. También está la gripa aviar H5N1 y otras como la H3N2 y la H2N2, responsables de la gripe de Hong Kong de 1968 y la asiática de 1957, respectivamente.

Lo que los laboratorios intentan hacer es buscar qué cepa predomina cada año y en qué zonas está, para elaborar una vacuna que pueda inyectarse y activar las defensas. Por eso los avances que presentan un grupo de investigadores estadounidenses y europeos serían un gran acercamiento hacia la vacuna universal de la gripa para atacar todas las cepas del virus que muta rápidamente.

El primero de estos estudios es resultado del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Contagiosas de EE.UU. Los científicos consiguieron neutralizar el virus creando una versión inofensiva del mismo, pero capaz de activar el sistema inmune contra la mayoría de tipos y cepas que enferman a los humanos.

La investigación, publicada en Nature Medicine, explica cómo se introdujeron nanobacterias para eliminar una fracción de la hemaglutinina y fijar su tallo, de tal manera que esta cepa tuviera capacidad para generar en el cuerpo una reacción defensiva al entrar en contacto con el virus, pero a la vez fuera lo suficientemente neutra como para que la reacción se dé ante cualquier cepa.

La otra vacuna fue desarrollada por investigadores del Centro de Prevención Janssen, en los Países Bajos, donde también le “quitaron la cabeza” a la hemaglutina pero alargaron el tallo para no afectar su estructura.

Hasta el momento, estas investigaciones son una prueba de concepto, lo que significa que hace falta ensayar en humanos para comprobar su eficacia. Sin embargo, como dijo Sarah Gilbert, profesora de vacunología en la Universidad de Oxford al diario The Guardian, este “es un desarrollo emocionante”.

Comparte en redes:

 

Temas Relacionados

Gripa