Un smartphone para detectar cáncer

Un dispositivo que se acopla a un teléfono inteligente es capaz de registrar imágenes microscópicas de la sangre y los tejidos.

iStock
Diagnóstico de difracción digital o D3. Ese es el nombre del nuevo dispositivo que desarrolló un equipo de investigadores del Hospital General de Massachussets y que puede convertirse en el futuro en una gran herramienta para diagnosticar tumores de forma rápida, precisa y a bajo costo. Según el último número de la revista The Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), donde fue publicado el estudio, podría ser de gran utilidad en zonas de escasos recursos sanitario.
 
De acuerdo a los autores, el D3 no es otra cosa que un instrumento basado en los teléfonos inteligentes, que funciona con la misma tecnología utilizada para hacer hologramas. El dispositivo se adapta a un Smartphone y a través de un módulo de imagen que tiene una luz LED y de un campo de visión muy superior al de un microscopio tradicional, logra imágenes que captan datos de más de 100.000 células la sangre o de un tejido.
 
Luego, esos datos son enviados a un servidor de procesamiento gráfico remoto que cuenta un servicio seguro y encriptado en la nube, y que en poco tiempo logra analizarlos. Después los remite de nuevo al D3 donde el paciente puede leer cuál es el diagnóstico. 
 
Para llevar a cabo esa evaluación, el dispositivo hace un análisis molecular de tumores que permite determinar la presencia de moléculas nocivas. Lo logra gracias a un algoritmo que ingeniaron los investigadores y que permite distinguir las células y analizar hasta 10 MB en menos de nueve centésimas de segundo.
 
En las palabras de César Castro, coautor de la investigación,  quien habló al diario ABC de España, “los datos genómicos y biológicos para varios tipos de cáncer, que pueden ser esenciales para la elección del tratamiento más adecuado, apoyan la necesidad de estrategias de perfil molecular que sean más accesibles a los proveedores, investigadores clínicos y pacientes. Creemos que la plataforma que hemos desarrollado ofrece características esenciales con un extraordinario bajo costo”.
 
“Esperamos que la plataforma D3 mejore la amplitud y profundidad de la detección del cáncer de una manera que es factible y sostenible para los lugares con recursos limitados”, complementó Ralph Weissleder.
 
Para comprobar la efectividad de esta herramienta, los autores hicieron un ensayo con 25 muestras de biopsa de cuello uterino de mujeres con citologías anormales. El D3 logró clasificarlas de forma fiable y con velocidad en “alto riesgo”, “bajo riesgo” o “benignas”. Los resultados, que estuvieron disponibles en menos de una hora, coincidieron con los que arrojó el examen convencional. 
 
Además, su precio fue mucho menor: apenas 1.8 dólares, es decir, unos $4.650. Aunque como han dicho los autores del estudio, la idea es reducir su valor paulatinamente para que el dispositivo sea mucho más accesible para regiones que no cuentan con los recursos necesarios. 
 
También se hicieron pruebas piloto con pacientes que padecían cáncer linfático. Se tomaron muestras con una aguja fina y el D3 logró identificar las que presentaban un aumento del ganglio linfático.
 
“El equipo continuará desarrollando esta tecnología investigando la posibilidad de utilizar el D3 en el análisis de proteínas y marcadores de ADN de otros catalizadores de enfermedades. También integrarán el software en bases de datos más amplias y efectuarán estudios clínicos en lugares con una asistencia sanitaria precaria y en entornos rurales”, aseguró a Agencia Sinc Hakho Lee, coautor del estudio. 
 
 
Temas relacionados

 

últimas noticias

Y donde estaba la madre cuando…?