Con una prueba de aliento podría diagnosticarse el párkinson