Vacuna contra la malaria lista para ser probada a gran escala

Durante los primeros estudios clínicos, la vacuna de la compañía Sanaria mostró una efectividad del 90%. Cada año más de 200 millones de personas sufren la enfermedad.

Los portadores de la malaria son mosquitos hembra de la especie Anopheles.Pixabay

La compañía Sanaria anunció ensayos clínicos a gran escala para el 2020 de su vacuna contra la malaria, llamada PfSPZ. Anteriormente, la compañía había realizado ensayos clínicos de la vacuna en muestras pequeñas y el medicamento se mostró eficaz, primero en un 90% de los pacientes, y luego un 100%.

La malaria es causada por parásitos unicelulares del género Plasmodium. El patógeno Plasmodium falciparum es el más común de ellos y causa la forma más grave de la enfermedad, que presenta la mayor cantidad de complicaciones y de la cual la mayoría de las personas mueren.

Los portadores de la malaria son mosquitos hembra de la especie Anopheles. En el cuerpo de un mosquito, los parásitos experimentan un ciclo sexual, resultando en una de las formas, los esporozoitos. Con la picadura de un mosquito, entran al cuerpo humano y se dirigen al hígado. Aquí, los plasmodios se desarrollan, dividen, destruyen las células hepáticas y, finalmente, entran en el torrente sanguíneo, donde afectan los glóbulos rojos.

En la actualidad no existen vacunas efectivas contra el P. falciparum. El único fármaco aprobado mostró eficacia en el 56% de los casos con vacunación de niños de 5 a 17 meses de edad y en el 31% de los casos con vacunación de niños de 1,5 a 3 meses. Esta vacuna contiene una de las proteínas esporozoítas y promueve la producción de anticuerpos contra ellas, lo que impide que los parásitos ingresen al hígado.

Una nueva vacuna

En 2003, la compañía de biotecnología Sanaria comenzó el desarrollo de una vacuna contra la malaria, que contenía esporozoitos vivos que estaban debilitados (irradiados por radiación) y que había sido tomados de las glándulas salivales de los mosquitos hembra de la malaria cultivados en el laboratorio.

Durante los primeros estudios clínicos, la vacuna mostró una efectividad del 90%. A 40 voluntarios se les administraron de 4 a 6 dosis de vacuna de diferentes concentraciones y la dosis más alta fue efectiva. El segundo estudio se realizó sobre 9 voluntarios. No solo recibieron la vacuna, sino que durante y después de la vacunación tomaron cloroquina. Esta droga causa la muerte de la malaria plasmodios, pero la P. falciparum produce resistencia a ella. En este caso, la nueva vacuna mostró un 100% de efectividad.

Recientemente, el investigador y director ejecutivo de Sanaria, Steve Hoffman anunció la realización de ensayos clínicos con la participación de 2100 residentes de la isla de Bioko, que comenzará a principios de 2020. La isla de Bioko se encuentra en el Golfo de Guinea, frente al costa de África ecuatorial. Cerca de 35 mil habitantes de la isla (12.5%) padecen malaria.

"Durante esta prueba, responderemos a una serie de preguntas por primera vez, incluso si la vacuna puede eliminar completamente la malaria en un entorno isleño", dijo Hoffman a Nature. Si las pruebas son exitosas, la compañía planea realizar estudios clínicos con la participación de 10 mil isleños. Un estudio a gran escala ayudará a comparar la incidencia de las personas que, además de otros medicamentos contra el paludismo, han sido vacunadas y las que solo han utilizado medios convencionales.

La Organización Mundial de la Salud – OMS estima que en 2016, 216 millones de personas se enfermaron de malaria en todo el mundo (50 mil en la Amazonía), 445,000 de ellas murieron. Por eso existen diversos esfuerzos por erradicarla. El más reciente se dio en noviembre del año pasado, cuando científicos logran empaquetar 240 mosquitos en una jeringa y enviarla por correo.

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Temas relacionados