Vacuna de Pfizer puede ser menos efectiva en personas con obesidad

Noticias destacadas de Salud

Tras analizar el nivel de anticuerpos en 248 trabajadores de salud después de recibir ambas dosis de la vacuna, investigadores italianos encontraron una respuesta menor en aquellos que tenían obesidad. Estudio aún no ha sido revisado por pares académicos.

Un nuevo estudio, que aún no ha sido revisado por pares, encontró que los trabajadores de la salud que ya han recibido la vacuna de Pfizer y padecen de obesidad, producen aproximadamente la mitad de los anticuerpos que las personas sanas. (Lea: Esta mañana llegaron 100 mil nuevas dosis de vacunas Pfizer)

Según el medio británico The Guardian, aunque es demasiado pronto para saber a ciencia cierta qué significa esto para la eficacia de la vacuna, existe la probabilidad de que las personas obesas necesiten una dosis de refuerzo para asegurar la inmunidad contra el COVID-19.

Una investigación previa, publicada en Nature, ya había advertido sobre los riesgos que tienen las personas con obesidad frente al coronavirus. De hecho, el documento advirtió que las personas con un Índice de masa corporal (IMC) mayor a 30, tenían 50% más de probabilidad de morir por COVID-19 y que el riesgo de terminar en el hospital incrementaba hasta el 113%. (Acá: La obesidad también podría traer problemas frente a la vacuna de Covid-19)

La razón médica de esta relación podría tener que ver con que las personas obesidad tienen otras condiciones, como problemas cardíacos o diabetes tipo 2, lo que los pone en mayor riesgo ante el virus. El exceso de grasa, al estar relacionado con cambios metabólicos, como resistencia a la insulina y la inflamación, comenta The Guardian, también hacen que el cuerpo tenga más problemas para pelar contra las infecciones.

El nuevo estudio, el cual indicaría que la vacuna de Pfizer no es tan efectiva en personas con obesidad, analizó la repuesta de anticuerpos después de que 248 trabajadores de salud recibieran las dos dosis de la vacuna. Así encontró que siete días de recibir la segunda dosis, el 99.5% de los trabajadores había desarrollado los anticuerpos. Sin embargo, la respuesta fue menor en los trabajadores que tenían obesidad.

“Dado que la obesidad es un factor de riesgo importante de morbilidad y mortalidad para los pacientes con COVID-19, es obligatorio planificar un programa de vacunación eficaz en este subgrupo”, señaló el equipo de investigadores italianos en el documento. “Aunque se necesitan más estudios, estos datos pueden tener implicaciones importantes para el desarrollo de estrategias de vacunación para COVID-19, particularmente en personas obesas. Si nuestros datos fueran confirmados por estudios más grandes, dar a las personas obesas una dosis adicional de la vacuna o una dosis más alta podrían ser opciones para evaluar”, concluyen. (Lea: Lo que debe saber sobre la nueva variante de SARS-CoV-2 californiana)

Comparte en redes: