Vacunación contra el papiloma bajó al 20%

Tras el escándalo en El Carmen de Bolívar, muchos padres de familia y educadores decidieron impedir la aplicación de la segunda dosis.

Según el Instituto Nacional de Salud, los desmayos en El Carmen de Bolívar fueron por causas psicológicas. / ‘Semana’

Antes del escándalo provocado por los casos de niñas que sufrieron desmayos en El Carmen de Bolívar, las tasas de vacunación contra el virus del papiloma humano (VPH) llegaban al 70% en Colombia. Ahora, de acuerdo a los últimos reportes que ha recibido el ministro de Salud, Alejandro Gaviria, han descendido a menos del 20%.

La cifra es escandalosa si se piensa que el programa de vacunación tenía un objetivo claro: lograr reducir drásticamente los casos de cáncer de cuello uterino entre las colombianas. En el país se diagnostican cada año más de 6.000 casos nuevos y ocurren 3.296 muertes.

“Esta política no era capricho de un gobernante. Es una política pública pensada para la próxima generación, lejos del oportunismo político, con instancias de decisión independiente, con evaluación precisa. Una política sería que terminó siendo la política mas vilipendiada. Eso es un poco frustrante”, se lamentó el ministro Gaviria.

El Estado colombiano estaba invirtiendo alrededor de US$100 millones al año para proteger a las niñas colombianas contra los tipos más mortales y frecuentes del virus del papiloma humano. La idea del programa era que las niñas vacunadas quedaran protegidas y se convirtieran en la primera generación blindada contra el virus. Pero ese esfuerzo está a punto de irse por la borda por la desinformación y la epidemia de miedo que desató el episodio en El Carmen.

Precisamente esta semana, el Instituto Nacional de Salud presentó el informe en el que se evaluaron 629 historias clínicas de estas niñas y la principal conclusión es que se trató de “episodios de causa psicogénica”, provocados “por la percepción de miedo entre las niñas ante la posibilidad de que algo tóxico hubiera ingresado en su cuerpo, la mediatización de los episodios y la falta de respuesta clínica ante los eventos que iban en aumento”. En otras palabras, nada más que una epidemia de miedo y una reacción psicológica colectiva.

“Está disminuyendo la eficacia de una política pública seria y el retorno de esa inversión será menor. No lo miraría en términos de recursos. Lo que sí sería preciso decir es que estamos poniendo en riesgo la vida de muchas mujeres 20 a 25 años adelante”, señaló el ministro Gaviria.

Fernando de la Hoz, director del Instituto Nacional de Salud, comentó que esto es lamentable porque “es una vacuna muy efectiva y muy segura que nos iba a permitir reducir en unos años de manera importante el número de casos de cáncer de cuello uterino, pero también de otros cánceres producidos por el VPH”.

Ambos funcionarios confían en que tanto padres de familia como educadores se formen una opinión más precisa sobre lo que sucedió en El Carmen de Bolívar y vuelvan a confiar en el sistema de salud y en el programa de vacunación.

 

* [email protected] / @pcorrea78