A vender parte de Saludcoop

Un fallo del Consejo de Estado, "cambia completamente el modelo de salud colombiano", según el superintendente Conrado Gómez.

Una clínica como la que tiene Saludcoop, sobre la Autopista Norte en Bogotá y que ha sido emblema de esta EPS que llegó a ser la reina del sector salud con unos 6 millones de afiliados, vale en cuentas gruesas unos $30.000 millones. Así que para cumplir el fallo del Consejo de Estado, que ordena a la entidad intervenida convertir unos $350.000 millones que había invertido en clínicas y otros bienes a dinero para atender pacientes, será necesario hacer una cirugía mayor a sus finanzas.

El fallo proferido por el Consejo de Estado tiene con los nervios de punta a todos en el sector: al superintendente de Salud, a funcionarios de la Procuraduría y Contraloría, pero también a gerentes de las EPS, a dueños de clínicas y hospitales, a cientos de médicos, enfermeras y profesionales de la salud. En palabras del propio superintendente de Salud, Conrado Gómez: “Esto cambia completamente el modelo de salud colombiano”.

Esta historia se remonta a febrero de 2010, cuando el entonces superintendente de Salud, Mario Mejía Cardona, expidió una resolución en la que ordenaba a Saludcoop restituir a la liquidez de la EPS recursos por $318.250 millones y atender con recursos propios deudas por $308.958 millones. Según el superintendente de la época, estos $650.000 millones habían sido mal utilizados por Carlos Palacino y su grupo.

Según la interpretación de algunos analistas, lo que había hecho Saludcoop, como lo hicieron muchas otras EPS e incluso lo han repetido Cajas de Compensación y Aseguradoras de Riesgos Profesionales, era pasar dinero de un bolsillo (público) a otro (privado). Con el monto reclamado a Saludcoop ($650.000 millones) se podría cubrir la salud de 1’200.000 colombianos durante un año.

Tan pronto se conoció la resolución comenzó una batalla jurídica que hoy está a punto de provocar un terremoto en el sistema de salud colombiano. En ese momento, Palacino y su grupo de abogados amenazó con demandar al Estado. En agosto de 2010, tras las elecciones presidenciales, cambió la cabeza de la Superintendencia y el médico Conrado Gómez heredó el problema.

Gómez tomó una decisión por la que desde entonces ha sido muy criticado, pero que él defiende insistentemente como el único camino que podía tomar: decidió conciliar con Saludcoop. A cambio de que la EPS no demandara al Estado por un error jurídico, la Superintendencia tumbaba la resolución. Pero las cosas no siguieron ese curso. El Tribunal Administrativo de Cundinamarca determinó no dar viabilidad jurídica a la conciliación en mayo de 2011.

Pocos días antes de que el Tribunal anulara la conciliación, el Superintendente sorprendió con una jugada que cambió el tablero: ordenó la intervención de la EPS y alejó a Palacino de su trono.

La batalla jurídica subió al Consejo de Estado y ahora, 13 meses después, los magistrados ratificaron la tesis de que Saludcoop había hecho un mal uso de los recursos públicos al invertirlos en activos privados y debía usarlos nuevamente para prestar servicios a sus afiliados.

¿Qué significa esta medida? La situación es un tanto enrevesada. En teoría los dueños de Saludcoop deberían restituir a la liquidez de la EPS recursos por $318.250 millones y atender con recursos propios deudas por $308.958 millones. Pero resulta que la entidad en el lapso que tardó la pelea fue intervenida, lo que se traduce en que será el propio Gobierno el que tome muchas de las decisiones ordenadas por el Tribunal.

Según el actual superintendente, ya se ha avanzado mucho en este proceso, pues durante la intervención se han vendido activos por cerca de $150.000 millones. Poco menos de la mitad de lo ordenado. Para cumplir con los otros $200.000 millones será necesario “vender algunas clínicas y otros activos”. Un procedimiento similar tendrá que cumplirse para sanear las deudas por $308.958.

Pero las implicaciones realmente importantes del fallo están por verse. Algunas interpretaciones jurídicas, como la del propio Gómez, sugieren que con la decisión del Consejo de Estado se replantea todo el sistema de salud actual, pues así como Saludcoop fue obligada a restituir en liquidez una gran suma de dinero, la misma suerte podrían correr muchas EPS, cajas de compensación y aseguradoras de riesgos profesionales.

Temas relacionados