Yoga contra la depresión

La práctica de esta técnica oriental de ejercicios nos señala el camino para dirigirnos a un nivel más profundo de nuestro ser.

Por medio de la práctica del yoga se puede lograr una completa armonía entre el cuerpo y la mente. / Flickr
Por medio de la práctica del yoga se puede lograr una completa armonía entre el cuerpo y la mente. / Flickr

Cualquiera que haya sufrido de depresión entiende qué tanto nos afectan la tristeza y los sentimientos de soledad en todos los aspectos de nuestra vida.

Nos afectan tanto que cuando estamos rodeados de ellos, estos sentimientos empiezan a tener un efecto negativo dentro de nuestra constitución psicológica y física. Y aunque en general somos conscientes de estar en un estado de tristeza, salir de la depresión es muy difícil si no es una decisión que nazca desde nuestro interior.

Para salir de la depresión hay varias alternativas. Buscar actividades que nos gusten, compartir con amigos o con familiares o hacer ejercicio, pues nos permiten concentrarnos en ayudar a nuestro cuerpo y mente. Uno de estos ejercicios es el yoga.

El yoga nos enseña que no somos nuestros sentimientos ni nuestros síntomas, sino que vivimos una relación multidimensional con ellos. Este ejercicio es el antídoto perfecto para los síntomas físicos, altibajos emocionales, pensamientos y comportamientos que genera la depresión.

Desde una perspectiva física, la depresión afecta todo el cuerpo, incluyendo los sistemas digestivo, respiratorio, hormonal y cardiovascular. Sin embargo, el impacto más negativo está en nuestro sistema nervioso. “La depresión crea un desbalance entre los sistemas simpático y parasimpático”, dice Gary Kraftstow, fundador de la academia Viniyoga. “Esta sensación impacta la manera como nos sentimos y nos comportamos e incluso las cosas que pensamos”, agrega.

Algunos tipos de depresión activan sentimientos de ansiedad o agitación, los síntomas más comunes son fatiga, letargo, problemas para conciliar el sueño y gastritis, así como disminución del deseo sexual o del sentido del placer.

Para Zamira Cifuentes, directora y fundadora de Yoga Viva, la práctica de asanas con técnicas de respiración y relajación guiada ayuda a equilibrar el sistema nervioso. “Por medio del yoga se puede lograr una completa armonía entre el cuerpo y la mente”. Por ejemplo, practicar posturas de pie y extensiones con énfasis en el movimiento, combinadas con técnicas de respiración, activará la respuesta del sistema simpático y dará energía.

“La práctica del yoga nos brinda un espacio íntimo y personal”, cuenta Cifuentes. “Cuando se está deprimido, la mente causa estragos en tus estados de ánimo, en tu comportamiento y en tus funciones orgánicas”, explica.

He ahí, según Cifuentes, la importancia del yoga, porque da la capacidad de concentrarse para crear estabilidad mental. Una vez que puedas mantener tu atención centrada, se puede desarrollar claridad, sabiduría y volver a darle vida a tu intelecto.

El instructor es clave

Algunos estudios científicos, como los realizados por la Universidad de Oviedo en España, han resaltado las bondades que tiene el acompañamiento con la práctica del yoga en la salud de las personas.

Tras analizar el comportamiento de 106 personas –68 mujeres y 38 varones–, de entre 18 y 30 años, a las que se siguió durante ocho semanas, el equipo de la Universidad de Oviedo publicó en la revista International Journal of Clinical and Health Psychology que el apoyo de un entrenador en la práctica de deporte ayuda a reducir síntomas de depresión.

Según el estudio, el 59 % de los integrantes del grupo asistido por un entrenador redujeron los síntomas de depresión, frente al 25 % de quienes realizaron por su cuenta un ejercicio intenso.

Temas relacionados