¿En qué anda Adriana Eslava?

La recordada presentadora de los años ochenta hoy es conferencista y presentadora de eventos.

A menudo cuando la gente habla de las presentadoras más recordadas, el nombre de Adriana Eslava aparece en el aire. No sólo por su carisma y profesionalismo a la hora de presentar las noticias, sino también por su apariencia. Eslava usa un parche sobre su ojo derecho desde que fue víctima de un atentado a los 23 años, en 1987.

La hija mayor del celebrado torero Pepe Cáceres empezó su carrera profesional como modelo en la década del ochenta. Durante la primera mitad del decenio su belleza y su desparpajo le fueron dando reconocimiento y su carrera iba en ascenso. Sin embargo, en 1987, semanas después de la muerte de su padre, fue víctima de un atentado. Recibió tres disparos, de los cuales uno le entró por el ojo derecho y salió por la parte de atrás de su cráneo. Los médicos no pudieron hacer nada por recuperar el ojo, y le dijeron que tendría que usar un parche por el resto de su vida.

En ese momento la vida le enseñó que la apariencia no lo es todo y que para sobrevivir lo más importante es tener un espíritu indomable. Entonces, a los 23 años, se preparó para asumir la vida con esa fortaleza que sólo conocen los que han tenido que enfrentar terribles dificultades. Además, como buena modelo, convirtió a su parche en una propuesta estética personal. Aprendió a hacer sus propios parches y se dedicó a experimentar con distintas texturas y colores.

Tres años después se convirtió en la presentadora del Magazín 7:30, el programa de noticias de la desaparecida cadena Audiovisuales. De ahí hizo el salto a presentar el noticiero NTC junto a Félix De Bedout y bajo la batuta de Daniel Coronell, su director en Magazín 7:30.

Posteriormente fue presentadora de Quórum, un espacio dedicado a las noticias del Congreso de la República.

Hace diez años se retiró de la presentación de televisión para dedicarse a sus propios negocios. Es presentadora de eventos corporativos, donde se ha ganado un reconocimiento único en el país, pues su preparación y seriedad, además del reconocimiento que le dio su época en la televisión, la convirtieron en la maestra de ceremonias por excelencia.

Pero esto no es todo. Eslava tiene un profundo sentido social, que ha enfocado especialmente a ayudarles a personas que, como ella, han perdido uno de sus ojos. Les enseña a elaborar sus propios parches y se convierte en su amiga, para ayudarles a entender su nueva realidad.

Lee el artículo orginal en http://bit.ly/ng39Hg

Conexión Colombia, para Soyperiodista.com