Con Chávez, Venezuela brilló en el panorama mundial

Hugo Chávez Frías fue una muestra de trabajo y de liderazgo, de como un hombre venido de la base, quien luego de una extensa carrera en el ejército logró crear una mentalidad política que mezclaba el caudillismo con el socialismo.

EL ESPECTADOR

Venezuela es, como aquella película alemana, un país "tan cerca pero tan lejos" del nuestro. Somos como dos hermanos que hemos crecido juntos pero con caracteres tan diferentes que a veces no pareceríamos ni prójimos.

Sin embargo hay una serie de rasgos que nos hacen iguales. Frente a la riqueza, que para la vecina república está básicamente en el petróleo, y en lugar de ello para Colombia en su biodiversidad y en los yacimientos de carbón y otros metales preciosos, está una gran pobreza de la mayor parte de sus habitantes y en la riqueza y los privilegios de unos pocos.

No conozco Venezuela y si la manera de acercarse a un país es a través de su gente, creo que es un gran país de gente trabajadora y con una gran capacidad de trabajo.

Hugo Chávez Frías fue una muestra de trabajo y de liderazgo, de como un hombre venido de la base, quien luego de una extensa carrera en el ejército logró crear una mentalidad política que mezclaba el caudillismo con el socialismo, la entrega a una mentalidad política que parece llevada a desaparecer con una autoridad militar que ha sido característica de su Nación, desde las épocas de Simón Bolívar y el general Páez.

Con las camisetas rojas y dando casas a los más pobres, este "general" que comenzó como golpista y terminó sienddo reelegido para tres periódos constitucionales, se convirtió en un líder popular, no sólo para sus coterráneos y para los latinoamericanos, sino también para pueblos distantes como los de Irán y Corea.

Así un pequeño país soportado en la riqueza de ese oro negro, que hoy en día es la mayor muestra de riqueza del mundo, consiguió hacer que su líder brillara a lo largo y ancho del mundo. En medio de un mundo virtualizado, donde las relaciones humanas se han vuelto relaciones de un click, de una serie de conexiones de chips y de redes, este hombre mestizo y de fuerte voz, logró hacer entender que, bueno o malo, el carácter y la fuerza de un hombre sigue primando por encima de cualquier tecnología.

Chávez fue único. Que descanse en paz. Otros probablemente lo harán también, como los líderes de derecha, como los norteamericanos, a quienes fustigaba con dureza. Otros verán desvanecidas sus ilusiones, como los pobres de las barriadas caraqueñas, como quienes todavía sueñan con la posibilidad de que en el mundo los proyectos socialistas le brinden oportunidades a quienes nacieron en cunas humildes, sin techo ni opciones de pasar de manejar un bus a ser vicepresidente de una nación.

Por Andrés Piñeros Latorre, colaborador de Soyperiodista.com

Temas relacionados