El Partido Pirata, la formación política de moda en Europa

Fundado en 2006, en Suecia, el Partido Pirata es la nueva alternativa política en el viejo continente que defiende los derechos de los cibernautas y tener acceso libre al software.

Fundado en 2006, en Suecia, el Partido Pirata es la nueva alternativa política en el viejo continente que defiende los derechos de los cibernautas y tener acceso libre al software. Surgido debido al escándalo del sitio, Pirata Bay que fue atacado por el gobierno de ese país poco a poco se está convirtiendo en una opción real política en Europa.


Comenzaron participando en elecciones legislativas regionales y nacionales con escaso apoyo pero poco a poco se está ganando un espacio dentro del escenario político europeo. Su primer triunfo, fue obtener un escaño para el Parlamento de la Unión Europea y lograr que un parlamentario socialdemócrata alemán se pasara a sus filas, logrando por primera vez representación en el bundestag alemán.


Se encuentran partidos políticos piratas, en casi todos los países de Europa y en proceso de formación en países latinoamericanos como Colombia donde todavía no los encontramos como una opción real para las próximas elecciones regionales, que de paso seria ideal para la apertura de está opción política. Vale decir que al igual que los partidos democratacristianos y de izquierda en el mundo, ya configuraron su propia Internacional de partidos políticos en el mundo.


Su crecimiento electoral, como lo demuestra su importante resultado en las ultimas elecciones legislativas en Berlín, Alemania donde se convirtieron en la tercera fuerza política demuestra que está nueva opción política recoge el voto de aquellos ciudadanos insatisfechos con las terribles condiciones económicas que aquejan a los países europeos y demostrando que es un fenómeno electoral como fueron los verdes en la década del ochenta.


Su principal reto es materializar las aspiraciones ideológicas y demostrar que son una opción real y no una moda pasajera producto de la insatisfacción del electorado europeo con los partidos tradicionales. De todas formas, es refrescante para cualquier democracia en el mundo tener opciones nuevas porque demuestra que la política es capaz de generar nuevas alternativas. La pregunta es saber sin son serias y duraderas o una moda más.


Por Álvaro Támara Higuera, colaborador de Soyperiodista.com