El verdadero enemigo de Chávez

Hugo Chávez entendió que una revolución fracasa cuando esta no guarda un equilibrio. Cuando esta se divide a si misma, por eso llamaba a la Unidad. Los verdaderos enemigos son la corrupción y los sectores extremistas de la izquierda.

EL ESPECTADOR

Escribir algo diferente a lo ríos de " tinta electrónica " que se han vertido durante la vida de Hugo Chávez y ahora luego de su fallecimiento, no es tarea fácil... Para quienes en vida descubrimos en el comandante un personaje digno de estudio, alejado de los falsos epítetos que lo señalaban como ignorante, poco estudiado o falto de inteligencia... El acercarnos a la distancia a estudiar sus largos discursos descubrimos poco a poco un personaje con la suficiente inteligencia para reconocer sus propios errores.

Si tal vez esta fue la principal virtud del líder socialista... Un hombre capaz de reconocer una derrota, como lo hizo el 4 de Febrero de 1992, cuando junto a un grupo de oficiales propino al entonces presidente Carlos Andrés Pérez un golpe de Estado. Desde ese momento Hugo Chávez comienza a entender que no puede llegar al poder a través de las armas.

Desde la cárcel entregado a estudiar sobre política, redescubre su contacto con las enseñanzas cristianas. Esto marca su pensamiento político. Chávez entendió que el socialismo no puede estar alejado de las convicciones religiosas.

Mucho tiempo después, el mismo Chávez narra cómo Fidel Castro admitía que irse contra la religión había sido un error gravísimo y contaba como este (Fidel) años más tarde se lo recriminaba a Daniel Ortega tras su llegada al poder al no reconstruir ciertos templos que se habían destrozados. Terminaba Hugo Chávez el anécdota narrando como hoy en día el líder sandinista era un cristiano fervoroso.

En sus inicios, Chávez, un militar trata de buscar o acercarse a la llamada "tercera vía" , pero al llegar al poder se da cuenta que el sistema político actual le impide lograr cambios en la sociedad. El Neoliberalismo a colmado todos sectores y esto ata cualquier cambio. De ahí, que hace un giro radical hacia el socialismo.

Sin embargo, pese a todos los logros sociales, la corrupción le trata de salir a su paso y comienza a aparecer los primeros escándalos y señalamientos. Periodistas como es el caso de Daniel Coronel se han "especializado" en denunciar y buscar con lupa los fracasos de socialismo en este terreno.

Sin embargo, como el mismo lo admite mucho tiempo después... el combatir la pobreza no soluciona todos los problemas de la sociedad, por ejemplo, Chávez pensaba que al reducir la pobreza la violencia desaparecería, pero no fue así, los índices de criminalidad aumentaron en Venezuela.

En su última campaña electoral, se hace muy reflexivo esto y admite que tiene serios problemas de violencia.

Los verdaderos enemigos

Al recorrer la vida política de Hugo Chávez, uno encuentra en sus opositores argumentos superficiales, verdades a medias y posiciones hasta ridículas. Chávez en vida No tuvo oposición política. Sus ideas eran justas, por lo tanto no encontraban un equivalente en ideas que le hiciera peso.

Y esto es sencillo entenderlo... ¿Quién está en desacuerdo con que los bienes del país, como el petróleo, el oro, etc. deben estar al servicio de la mayoría de la sociedad? ¿Quién está en desacuerdo con que la salud Pública debe llegar a la mayoría? ¿Quién está en desacuerdo con que la educación debe ser gratuita y al acceso general? ¿Quién está en desacuerdo con la construcción de viviendas para los pobres?

El Neoliberalismo que cabalga por el mundo se opone a todo esto... Los opositores de Chávez defienden el Neoliberalismo salvaje... Entregar el manejo de los bienes del estado a unos pocos y cercenar la ayuda del Estado a la mayoría.

¿Entonces dónde estan los verdaderos enemigos de Chávez? Hugo Chávez entendió que una revolución fracasa cuando esta no guarda un equilibrio. Cuando esta se divide a si misma, por eso llamaba a la Unidad. Los verdaderos enemigos son la corrupción y los sectores extremistas de la izquierda.

Por eso estaba tan interesado en que las Farc dejaran las armas, pues las consideraba en un punto de peligro. El entendía que mientras las Farc se mantuvieran armadas seria la excusa perfecta de la intervención Norteamericana. Chávez pese a que admiraba a Marx por su manejo económico sabía que el marxismo era un fracaso por eso hablaba de SOCIALISMO DEL XXI. Un Socialismo que utiliza el cristianismo como una de sus bases capaz de reconocer sus propios errores.

Por Colext, colaborador de Soyperiodista.com

Temas relacionados