Festival de Cine de Biarritz, 20 años de cita con el cine de América Latina

El 20° Festival de Cine de América Latina que se realiza en Biarritz del 26 de septiembre al 2 de octubre de 2011, ofrecerá una vasta producción de nuevos films, ficción y documental, de los cuales varios son los que abordan esta temática.

Transitar. El mundo está hecho de transeúntes. Muchos piensan que sólo transitan los vivos. Otros creen que también lo hacen los muertos. Transitar por una calle, un barrio, una carretera, por el pueblo. Transitar por la ciudad. Pasar a otro país, llegar a un nuevo continente. Partir hacia el más allá. Transitar al interior de sí mismo, aunque se esté quieto o en el camino…

Transitar. Los habitantes del hemisferio Sur tendrían mayor predisposición a hacerlo, al menos en este siglo. Las historias y los ejemplos abundan y se conocen las causas. No obstante, el sentido trascendental de esta experiencia humana, que ella sea individual o colectiva, imaginaria o real, ha terminado por otorgarle su propia estética, apartándola así de datos puramente estadísticos.

De esa estética se ha amparado el cine que ahora se realiza en Africa, Asia, Medio Oriente y de hecho las nuevas generaciones de realizadores en América Latina.

El 20° Festival de Cine de América Latina que se realiza en Biarritz del 26 de septiembre al 2 de octubre de 2011, ofrecerá una vasta producción de nuevos films, ficción y documental, de los cuales varios son los que abordan esta temática.

Qué es transitar : En el film “Transeunte”, del director brasileño Eryk Rocha (Brasil, 125’) no es el espacio físico lo que interesa. Es el encierro que se impone Expédito, el personaje principal, un hombre de 65 años sumido en la soledad de la vejez. Hasta que un día Expédito decide abrir la puerta de su casa y se lanza a las calles de esa inmensa ciudad de anónimos que es Rio de Janeiro. Pero este hombre no va en búsqueda de nuevos horizontes. El intenta solamente rescatar el suyo, el que tenía y perdió al perder su juventud. Ese transitar lo llevará a apropiarse de la ciudad, que es el mundo. Pues es en él y solamente dentro de él en donde el personaje de Eryk Rocha podrá darle un nuevo sentido a su vida.

Si las cámaras de este joven director, hijo del brasileño Glauber Rocha, unos de los más destacados directores de cine en América Latina, nos llevan por las calles de una gran urbe latinoamericana, las de Pablo Giorgelli (Argentina, 85’) en su película Las Acacias”, nos conducen a la verdadera ruta, la que nos aleja y nos acerca, en este caso a la autopista entre Asunción y Buenos Aires.

“Las Acacias” relata la historia de un camionero que recorre esa ruta entre Paraguay y Argentina, tantas veces como días tiene el año. Hasta que una buena mañana lo toca la flecha del amor. Giorgelli “toca” así el punto mágico en esa carretera de 1500 kilómetros que este conductor reconoce como si estuvieran contenidos en un pañuelo. “Las Acacias”, acaba de recibir la Cámara de Oro en el pasado Festival de Cannes 2011 y ha sido objeto de otros reconocimientos en Europa.

Cómo transponer en imágenes el transitar mental, la evasión de la realidad ? “Porfirio” de Alejandro Landes (Colombia, 101’) nacido en Sao Paulo (1980), de padre ecuatoriano y madre colombiana, cuya película ha sido bien recibida en Cannes, Rotterdam, Venecia, lo hace monstrando el divagar en el relato del colombiano en silla de ruedas que en el 2005 secuestró un avión en el Caquetá para llamar la atención del gobierno sobre su penosa situación. Años más tarde este hombre, convertido en vendedor de minutos de celular, intenta explicar su gesto para dejar atrás una odisea perdida. Si la venta de minutos le dan ahora para sobrevivir, también le permiten remediar la urgencia, comprar los pañales que debe portar para hacer menos penoso y complicado su trabajo callejero.

Argentina y Brasil como siempre, y ahora Colombia, con la película de Alejandro Landes además de otras, están bien representados en este Festival. Lo mismo sucede con países como Cuba y México de confirmada tradición cinematográfica. De ahí que el largometraje “Acorazado” de Alvaro Curiel de Icaza (México, Cuba, 97’) sea también uno de estrenos más esperados en el próximo Festival de Biarritz.

En “Acorazado” no se trata de transitar por mundos subjetivos ni inventados. Los espacios y distancias en este film están bien demarcados. Ellos le exigirán al personaje, un taxista, una gran capacidad de adaptación a la realidad que se le imponga. “Acorazado” cuenta la historia de Silverio, un taxista mexicano que, como todo mexicano pobre, sueña con cruzar clandestinamente la frontera para instalarse en los USA.

Por la ruta dice él, ni imaginarlo. A Silverio se le ocurre entonces una idea de genio, convertir su taxi en embarcación y lanzarse al mar. Lo importante es que su brújula lo guíe hacia las costas de La Florida. Si se cruza con los guardacostas responderá que es cubano. Su viaje será la huida de un infierno comunista.

Pero el guión de “Acorazado” no podía imaginar mejor intriga. Silverio será traicionado por un mal juego del destino, o mejor es el viento, que en vez de arrastrarlo hacia las playas de Miami lo lleva a desembarcar en las playas de Cuba… Cuando no podemos llorar nuestra mala suerte, mejor reírnos de ella...

"Boleto al Paraiso" de Gerardo Chijona Valdés (Cuba, 88’) es otro de los largometrajes en competición, y aborda también una historia real. Narra el viaje de una joven huyendo de su hogar por haber sido víctima de una agresión sexual de su padre. La ruta se convierte en su única escapatoria, hasta que en su camino se cruza un grupo de jóvenes. Ellos, van hacia un hospital en busca de un tratamiento contra el sida (VIH).

Esa es lección de este film, describir la amistad en medio de la tragedia. El hospital se terminará convirtiendo en el hogar de estos jóvenes sin rumbo. El transitar de estos enfermos del alma y del cuerpo refleja en realidad la crisis económica que afectó a Cuba en 1993 a causa de la pérdida de los subsidios soviéticos.

Esta es una muestra parcial de los 20 largometrajes, sin citar los cortometrajes, que se proyectarán en el 20° Festival de Cine de Biarritz. Paralelamente al Festival habrá debates políticos, literarios, el mexicano Paco Ignacio Taibo II es el invitado de honor este año. Cine, teatro, música y danza, todo ese tránsito de América Latina por Biarritz a comienzos del otoño la convierte a ella, una de las más bellas ciudades de Francia, en una palpitante ciudad latinoamericana.

A bientôt
MH Escalante