Sexo sin tapujos, con Flavia dos Santos

“El sexo es lo que nos mantiene tan vibrantes, tan alegres y satisfechos con nosotros mismos”. Así lo define Flavia Dos Santos.

Sandra Pupo

Flavia Dos Santos nació en Brasil, estudió sexología y actualmente complementa su profesión al ser escritora. Flavia está casada con el exembajador de Brasil en Colombia Julio Gómez dos Santos, con el que tienen dos hijos Leticia de 13 años y Guillermo de 14. Hace 4 años reside en Colombia, trabajó tres años en el programa “Muy buenos días” de Caracol Televisión, también es conferencista, y una fanática de los viajes.

Flavia no maneja tan bien el español, pero que si de sexo se trata cualquier tema es capaz de abarcar. En su último libro ¿Qué hago con el sexo? Tiene como intención abrir la mente de los mojigatos y llevar a las personas a través de las letras a una experiencia sexual inigualable.

De su experiencia en Colombia, Flavia menciona que se sorprende del tabú sexual de nuestro país, para ella, como para muchas brasileras, hablar de sexo la excita verbalmente y no tiene un placer más grande que ello. Esta mujer delgada, con ojos café, habla y escribe de forma caliente y atrevida.

¿Qué es para usted el sexo?

Sexo es una fuente muy poderosa de comunicación entre uno y el otro cuerpo.

La forma primaria con la que nosotros interactuamos con el mundo, es el cuerpo y eso después se queda grabado, cuando nosotros nacemos, sentimos el placer de confort, de frio, de calor de hambre a través del cuerpo.

Sabemos que estamos bien a través del cuerpo, y a medida que pasa la edad descubrimos otra forma de comunicarnos con el mundo a través del cuerpo, entonces es cuando nos tocamos, cuando nos arriesgamos, cuando nos consentimos y nos permitimos el pacer.

Sexo es eso, es comunicación, es placer, es energía, es fuerza, el sexo es lo que nos mantiene tan vibrantes, tan alegres y satisfechos con nosotros mismos para poder estar conectados con el mundo.

¿Entonces qué vendría siendo el amor?

El amor es una función distinta del sexo. Pero es una función distinta muy chévere que puede o no ocurrir en las personas.

Es cuando se encuentra una persona con el que se pueden compartir cosas en común, planear una vida para construir, rico cuando se puede juntar amor y sexo pero necesariamente van llevados de la mano.

La mayoría de las personas mencionan que es más placentero el sexo con amor, ¿qué es lo que hace especial tener sexo con amor?

Tal vez más la entrega, el sentimiento de poder entregarse 100% a una persona. Pero lo que pasa es que nosotros le damos mucha mente al amor, creemos que todo en el sexo está ligado al amor y no nos permitimos sentir placer por placer que es muy rico.

Normalmente las personas dicen – No, a mí me gusta tener sexo con amor- me parece bien, pero que una persona diga – A mí me gusta tener sexo sin amor- está muy bien también. Rico que al amor se encuentre con el placer, pero no es una posición que satisfaga la felicidad eterna.

¿Qué tipo de tapujos son los más comunes en las personas al tener sexo?

El miedo al cuerpo, por falta de autoestima no se disfruta el sexo. Pero también, he visto que las mujeres se llenan de frenos porque no es la persona que aman, y siguen creyendo que el sexo está ligado al amor.

¿Qué tipo de cosas podemos encontrar en “¿Qué hago con el sexo?”?

Que el sexo es sencillo, es descomplicado, es bueno, está siempre con nosotros y es riquísimo poder vivirlo sin culpas ni miedos, y sobre todo sin frenos.

¿Qué te motivó a escribir este libro?

Me inspira poder comunicarme con las personas de forma abierta, sin tabús sin preocupaciones, decirles cosas objetivas y claras.

La idea de un libro es tener la oportunidad de hablarles a las personas, para entrar a cambiar la forma de pensar, dando herramientas para cambiar la forma de ver a las personas, en este caso, todos miran a todos con sentimientos y no con el cuerpo.

Yo quiero mostrarles caminos para reevaluar sus pensamientos con la cabeza de los otros.

Los hombres en Colombia, aún creen que una mujer al hablar de sexo defiende una posición feminista, ¿no es este un reto para una escritora que habla se sexo?

No, creo que a los hombres les gustan las mujeres libres y abiertas, para leer mi libro solo se necesita tener ojos, más ninguna posición.

Por Sandra Marcela Pupo Lafaurie, colaboradora de Soyperiodista.com

Temas relacionados