La solidaridad corre por sus venas

En Colombia existen familias en las que ayudar es uno de los valores inculcados a través de los años, por eso, María Victoria Osorno sabe lo que significa dar sin esperar nada a cambio.

Conexión Colombia

En Colombia existen familias en las que ayudar es uno de los valores inculcados a través de los años, por eso, María Victoria Osorno sabe lo que significa dar sin esperar nada a cambio.

El deseo de colaborar siempre ha existido en la vida de la caleña María Victoria Osorno, quien reside en Costa Rica desde hace 22 años. Se fue de Medellín, junto a su familia, por los fuertes y persistente problemas de violencia que asechaban esa zona del país. Desafortunadamente, en ese momento Medellín “no era un buen sitio para criar a sus hijos”.

En Costa Rica conoció Conexión Colombia a través de un programa emitido por Caracol Internacional, en el cual mostraron la historia de una escuela para niños de escasos recursos de Chocó. Este episodio impactó mucho a María, le generó el deseo de apoyar esa causa y la condujo a ingresar a la página de internet www.conexioncolombia.com para conocer los proyectos desarrollados por la entidad, todos a favor de poblaciones vulnerables y en especial el de Chocó.

Desde ese momento y con el apoyo a la Fundación Niños Pobres del Chocó en 2007, inició su relación con Conexión Colombia. Hoy aún apoya el proyecto de la chocoana María Ema Mosquera y gracias a su relación con la Directora Ejecutiva de Conexión Colombia, Ángela Escallón, María ha apoyado diversas causas como la creación del Parque Semillas Creadoras de la Fundación Atención a la Niñez (FAN) en Medellín.

Siempre le ha gustado ayudar a la comunidad y colabora desde lo que le permiten sus capacidades. Hace donaciones en dinero, en tiempo y en especie. Es psicóloga y en Costa Rica ha tenido diferentes trabajos, desde ser voluntaria de “Las damas colombianas”, con quienes iba a cárceles y ancianatos, hasta trabajar en un hospital infantil donde hablaba con los padres de niños enfermos terminales para ayudarles a entender y hacer frente a esa situación.

A María desde pequeña le inculcaron la importancia de dar de lo que se tiene, de compartir y ayudar a quien lo necesite. Así mismo, ella ha inspirado a sus tres hijos de 30, 26 y 23 años, a hacer la diferencia en la vida de los demás. “Es responsabilidad de nosotros ayudar a alguien y colaborar con alegría”.

Los aportes de María Victoria continuarán porque cree en el cambio, en que es posible que Colombia sea un lugar diferente y porque ayuda causas sociales colombianas aún siendo una residente extranjera. “No es necesario hacer grandes cosas porque en realidad ayudar es una cadena, yo doy a alguien y esa persona a otro y así sucesivamente”.

Su deseo de hacer cambios en la comunidad la ha llevado a ser parte de Conexión Colombia y a impulsar diversos proyectos sociales, siempre con el objetivo de colaborar con los más necesitados. Conexión Colombia es la casa de todos los colombianos que quieren hacer la diferencia con hechos y por medio de la cual las personas que quieren ayudar logran un cambio en la realidad de nuestro país al beneficiar poblaciones vulnerables.

Por Conexión Colombia, colaborador de Soyperiodista.com

Temas relacionados