Lanzamientos de Apple: lo que traen sus nuevos relojes y iPad

Noticias destacadas de Tecnología

La compañía también introdujo un producto por suscripción para ejercitarse y comenzará a ofrecer varios de sus otros servicios por paquetes de pago mensual. Las actualizaciones de sus sistemas operativos móviles estarán disponibles desde este miércoles.

Quizá la noticia más grande del evento de lanzamiento de Apple de este martes sean los nuevos servicios por suscripción que ofrecerá la compañía y que ahora contará con una oferta nueva dedicada exclusivamente a deportes.

No es una noticia de extrañar, la verdad, cuando se tiene en cuenta que la compañía fabrica uno de los relojes inteligentes más populares del mercado, con algunas de las mejores opciones y capacidades relacionadas con monitoreo de salud, y lleva años invirtiendo en el ramo de servicios de su negocio.

Para el último trimestre fiscal de la empresa, el renglón de servicios le trajo a Apple US$13.200 millones, frente a los US$11.500 que había reportado un año atrás. Y es por este lado que el negocio de la empresa resulta redondo, pues, claro, fabrica los dispositivos, pero también una especie de telaraña que los conecta a través de productos de software especializados y de gran calado.

Para quienes siguen con algo de regularidad el mundillo tecnológico, septiembre es un mes importante para Apple gracias a este evento de lanzamiento y es, típicamente, el momento de introducción de nuevos iPhone, el producto icónico de la compañía. Y, sin embargo, esta vez no hubo nuevos teléfonos, algo que sucederá en octubre, como ya se había reportado (aunque con Apple las sorpresas son un poco la regla, no la excepción).

Lea también: ¿Qué hay de nuevo, Apple?

Las novedades de la compañía incluyen mejoras en su reloj inteligente (con un nuevo modelo de menor precio) y dos nuevos iPad, que incluye actualizaciones significativas para el iPad Air.

Para analizar mejor los lanzamientos, es mejor ver los temas de esta forma:

Apple Watch

Como se había reportado anteriormente, Apple introdujo un serie 6 en su gama de relojes inteligentes, que viene, principalmente, con la nueva posibilidad de medir la saturación de oxígeno de un usuario, de la misma forma que lo hace un pulsoxímetro común y corriente.

La medición se realiza con una combinación de sensores que disparan luz infrarroja en la muñeca del usuario, entre otros aspectos técnicos; el resultado se obtiene a los 15 segundos.

Con esta nueva característica, dice la compañía, el reloj profundiza su relación con el rastreo de características importantes en la salud de las personas, que hasta hoy ya podía medir ritmo cardíaco, detectar anomalías en los latidos, caídas repentinas (con alerta a los servicios de emergencia) o incluso tomar un electrocardiograma que puede ser compartido con un profesional de la medicina.

El Apple Watch serie 6 viene con un nuevo chip (S6), que la compañía promete entregará 20 % más desempeño que la generación anterior y cuya arquitectura está basada en el procesador A13, que hoy alimenta los iPhone 11.

Las mejoras en desempeño incluirían tiempos más prolongados de batería, especialmente con la opción always on encendida (que mantiene activa la pantalla del reloj todo el tiempo, pero en un modo de latencia baja para consumo mínimo de energía, que sin embargo resulta elevado hoy en día).

Al mismo tiempo, la compañía introdujo un reloj con la denominación SE, que entrega desempeño similar al del serie 6, pero por un precio menor; el sacrificio más notable es la no inclusión del nuevo sensor para medir la oxigenación de un usuario.

Ambos dispositivos entrarán al mercado este viernes (en algunos países, vale la pena aclarar, después llegarán a los demás, como es común estos lanzamientos). El esquema de precios queda de la siguiente forma: el reloj serie 6 empezará en US$399 y el SE queda en US$279.

Notablemente, Apple no removerá el serie 3 de su línea de relojes inteligentes, lo que mantiene a este dispositivo como el más barato de su tipo, con un precio de entrada de US$199.

Esta jugada hace pensar que la compañía quiere morder algo del mercado a otros monitores de actividad física, particularmente los de Fitbit, que domina casi totalmente el segmento más barato de estos dispositivos.

Y, sin embargo, resulta extraño tener un SE al lado de un serie 3, cuando la diferencia en capacidades resulta algo abismal en este punto. Con cierta seguridad, este será el último ciclo de actualización para el reloj más barato de los tres. Pero ya veremos.

En términos de diseño y estética, los nuevos relojes contarán con nuevos colores y pulsos, incluyendo algo que Apple llama solo loop y que es, en esencia, un pulso sin perforaciones para ser ajustado; en otras palabras, nada que no haya sido inventado ya en la industria relojera, pero pues que acá cuenta con el lenguaje de diseño de la marca y ya está.

También habrá nuevas carátulas para estos relojes, algunas de las cuales e ven genuinamente divertidas.

El mundo de los servicios

Como ya se dijo, uno de los nichos más importantes en el negocio actual de Apple son las aplicaciones propias y las suscripciones a una suite de servicios que hoy incluye estas opciones: Music, TV +, iCloud, Arcade, News + y, la novedad, Fitness +, del cual hablaremos en breve.

La compañía ofrecerá tres paquetes de suscripción. Individual (Music, TV +, Arcade y iCloud con 50 GB de espacio), por US$14,95 mensuales; Familiar (Music, TV +, Arcade y iCloud con 200 GB de espacio), por US$19,95 mensuales; Premier (Music, TV +, Arcade y iCloud con 2 TB de espacio, News + y Fitness +), por US$29,95 mensuales.

Si bien la apuesta es por conectar a nuevos usuarios que quizá tienen un servicio con otros mediante combos (por ejemplo, una persona que utiliza Music, pero aún no prueba TV +), resulta interesante que Fitness + es concebido como un mundo aparte en este esquema de paquetes de suscripciones (a menos de ser un usuario premier, claro está).

La idea básica de Fitness + no es nueva, pues hay varios competidores en el mercado, pero sí resulta novedosa en el entorno Apple y, al menos desde la presentación, ofrece elementos interesantes en su relación con el funcionamiento del ecosistema de dispositivos de la marca.

El funcionamiento de este servicio es el siguiente: el suscriptor puede acceder a rutinas de entrenamiento para, en un principio, 10 disciplinas de ejercicio; la promesa de la compañía es añadir nuevas rutinas cada semana y, claro, ir ampliando el espectro de ejercicios incluidos en el producto.

El servicio arrancará con rutinas de entrenamiento para Yoga, bicicleta, baile, trotadora (bien sea para caminar o correr) y remo, entre otras.

Lo más interesante de la oferta es su integración con los dispositivos de la marca. El servicio gira alrededor del Apple Watch, pues es la forma de medir el progreso y las estadísticas de cada usuario, pero permite desplegar el contenido en un teléfono, en un Mac o en un televisor, dándole especial énfasis a las métricas de desempeño de la persona. En el video de introducción, cuando un entrenador inicia una cuenta regresiva, por ejemplo, automáticamente se genera un contador en una esquina de la pantalla; cuando el entrenamiento hace énfasis en pulsaciones o recuperación cardíaca, el monitor cardíaco toma un lugar protagónico en la interfaz.

Si bien el rumor de un servicio de entrenamiento era uno de los más persistentes acerca de los lanzamientos de Apple (incluyendo, probablemente, el de Airtags, que esta vez tampoco vieron la luz), resulta interesante el momento para introducirlo.

La pandemia ha despertado una ola de deportistas bajo techo gracias a las restricciones de movilidad y funcionamiento de los espacios naturales para ejercitarse, que van desde parques y piscinas públicas, pasando por salidas en carretera a rodar en bicicleta, hasta los gimnasios.

Si esta ola será un asunto permanente o no, aún queda mucha tela por cortar para poder averiguarlo con algo de certeza, pero lo que sí ha impulsado es un acercamiento de un público más general a rutinas y formas de ejercicio que no requieren de la interacción con otros o de sitios exteriores para ejercitarse. En otras palabras, puede que haya todo un renglón de nuevos usuarios que bien podrían pagar el servicio para seguir en forma en la nueva normalidad, plena en desconexión de los espacios públicos y sí con mucho trabajo remoto.

Este nuevo servicio costará US$9,99 por mes o US$79,99 por año y entrará al mercado a finales de este año en Australia, Canadá, Irlanda, Nueva Zelanda, Reino Unido y Estados Unidos.

Nuevos iPad

En términos de hardware y desarrollo computacional, si se quiere, la mayor noticia de la jornada viene de un lugar inesperado, quizá. La compañía introdujo dos nuevos modelos de iPad, pero puso toda la carne en el asador en el Air, un dispositivo pensado para ser más liviano (y menos capaz) que la línea Pro, por ejemplo.

Si bien es técnicamente correcto referirse a este iPad como menos capaz que los Pro, el nuevo Air viene con el procesador más potente de toda la línea de dispositivos móviles de la compañía, el A14 Bionic, que llega con 40 % más desempeño que el anterior modelo de esta tableta, gracias a sus seis núcleos de procesamiento general y a los cuatro dedicados a los gráficos.

En línea con los rumores y filtraciones previos a la presentación, el nuevo iPad Air llega con un lenguaje de diseño muy cercano a las tabletas de la línea Pro, con esquinas más cuadradas que acercan los dispositivos un poco a la estética del difunto iPhone 5.

Si bien la pantalla ahora se extiende en las 10,9 pulgadas del dispositivo, con menores biseles y la ausencia de un botón principal, esto no significa que haya reconocimiento facial en el iPad Air. Lo que hay es una nueva ubicación para el lector de huella dactilar, que quedó ubicado en el botón de encendido y apagado, ubicado en el extremo superior derecho del dispositivo.

Otro de los cambios sensibles es la inclusión de USB-C, lo que abre la puerta para que la tableta logre conectarse con una multitud más grande de accesorios y dispositivos externos, que incluye el Magic Keyboard introducido con el iPad Pro (fácilmente uno de los teclados externos más caros del mercado, de paso).

El iPad Air ahora viene con soporte para el Apple Pencil, así como con la misma sección de carga magnética que trae la tableta Pro. Este dispositivo arranca en US$599 y estará disponible desde el próximo mes.

A la par del iPad Air, la compañía actualizó con una octava generación el iPad (así, sin más nombres ni nomenclatura extra), que, sin embargo, no trae el procesador más reciente (A14), sino el A12 Bionic. Tampoco viene con la pantalla de extremo a extremo (o sea, este sí tiene botón principal y lector de huella en el lugar de siempre). El dispositivo estará disponible desde este viernes (US$329, precio inicial).

La presentación de este iPad de octava generación fue corta e, incluso, escueta. No había mucho para contar, está claro. Pero esto contrasta con que es el modelo de tableta más vendido de la marca, que este año está celebrando 10 años de la introducción del primer dispositivo de su tipo, junto con 500 millones de unidades vendidas a nivel global.

Al final del evento, Tim Cook confirmó que las nuevas versiones de los sistemas operativos móviles de la empresa para iPhone (iOS 14), iPad, TV y relojes estarán disponibles a partir de este miércoles. Las funcionalidades de estos desarrollos fueron anunciadas en el WWDC y puede consultarlas aquí.

Comparte en redes: